A nuestros lectores...

Mano a Mano se ha enriquecido, hoy presentamos gustosos a nuestra nueva pluma: Pedro Julio Jiménez Villaseñor, esperamos que sea de su agrado y lo disfruten tanto como nosotros.



Un olé para todos.



Pasifae y El Zubi

jueves, 27 de mayo de 2010

ARRANCAN LAS TEMPORADAS MENORES EN MÉXICO Y GUADALAJARA


Por Pedro Julio Jiménez Villaseñor
PUES QUE ya casi inicia la temporada chica en la plaza México. Y en Guadalajara, Jalisco. Positivo por el lado que lo veamos... si es que ahora si se hacen las cosas correctamente, pero.
NO ES posible que la empresa capitalina este citando a aquellos que quieran participar en la mencionada urgente temporada, ¿acaso ellos desconocen a los muchachos que pueden funcionar?. Les están pidiendo lleven videos y algunas recomendaciones y si se trata de eso por aquí debo de tener decenas de películas de jovencitos que alguna ocasión se vieron bien y por las recomendaciones no creo exista mayor problema, hasta los políticos las tienen ya elaboradas, solo falta poner el nombre del beneficiario y es todo, lo vimos en la pasada temporada en esta calurosa ciudad de Aguascalientes.
POR TODO lo anterior me asaltan muchas dudas, un día anunciaron con bombo y platillo a un tal Julio de la Isla, ¿y donde esta?. Luego nos decían que el Belmonte nuevo era Santiago Fausto, ¿y donde esta?. Antes existieron Luís Conrado y Oliver Godoy y la duda continua sobre donde quedaron, nos trajeron a españoles y franceses, hablo de novilleros, y vimos petardos españoles y franceses, se salvó de la quema Thomas Dufau y parémosle de contar. Estamos en tiempos de aguda crisis taurina y no se deben de desperdiciar puestos, y novillos, la pólvora es poca y desperdiciarla en infiernitos seria un suicidio, un pecado mortal. Todo se le criticó al doctor Alfonso Gaona, miles y miles de defectos le encontraron o inventaron, mas los que todo humano debe de tener, pero hizo toreros que retacaban la plaza que “tan mal manejaba”, la México, a la que en una tarde de entrada floja, de las llamadas malas, la veíamos con mas de veinte mil espectadores...  esos era sus petardos. Y recordemos que había competencia a unos cuantos kilómetros de ahí, El Toreo de Cuatro Caminos daba corridas y novilladas también.
NO OLVIDAMOS de otro taurino, de uno que al no tener coso donde satisfacer sus gustos de empresario lo solucionó de fácil manera, construyo una plaza, la nueva de Guadalajara, y compro otras, Don Leodegario Hernández. Y no se trata solo de tener dinero, millonarios los hay por montones, por cerros y no todos son “traviesos” como es hoy en día la moda para maltratar a aquellos hombres luchones que con desvelos y sacrificios tienen abultadas cuentas bancarias y que tanta falta hacen en cualquier sociedad. Lo interesante de este caso es que también acrecentaron sus cuentas con dinero ganado en sus plazas y de maneras y formas muy positivas, haciendo toreros y haciendo fiesta, cimentando a las promesas que iban llegando a la fiesta, exigiéndoles y pagándoles de acuerdo a la jerarquía que obtenían con sus triunfos y publico que al seguirlos llenaban los tendidos, plazas colmadas, plazas en esas circunstancias es un triunfo para todos y una muestra inequívoca e irrefutable de que quien organiza lo sabe hacer, sabe y conoce su negocio, ni queda o cabe duda, las entradas lo dicen todo, ellas hablan por si solas, ellas avalan lo que estoy escribiendo, eso no deja lugar a dudas y menos a inventos de parte alguna.
Y FALTAN mas nombres, don Ignacio García Aceves, dueño de la plaza “más torera” de América, “El Progreso”, en Guadalajara, el humilde Guillermo Mota que arreglaba pueblos al por mayor y las cosas las tenia que hacer a la perfección, de eso vivía, de eso dependía su economía, de no hacerlas en la forma correcta no comían en su casa. El mismo Pepe Sanmartín que llenó de toros a muchos y pocos se acuerdan, o no quieren reconocer, que fue él mismo quien ofreció a Eulalio López, “El Zotoluco”, corridas y corridas cuando no era nadie, a lo que más llegaba era a ser un ilustre desconocido y en cuanto tuvo alas para volar lo mando al demonio. Ayudó a niños como, Hilda Tenorio, Joselito Adame, Juan Chávez, Pepe López, Pepe Murillo, a “El Pali” y ahora conocemos que todos ellos son matadores de toros.
UNOS MÁS, otros menos, pero la cantidad de excelentes toreros que teníamos antaño lo dice todo. Eso de que Manolo Martínez les cerró el paso a sus compañeros no se lo cree ahora ni la bruja madrastra de Cenicienta, Manolo murió hace ya muchas lunas y es hora que nadie sale, ni modo que su espíritu o sombra se los prohíba o les meta zancadilla.
VAMOS PUES a confiar, una vez más, que esto ya se componga y podamos ver que en tan enorme coso, el tan cercano a la avenida Insurgentes, salgan dos o tres jóvenes que calienten el congelante ambiente taurino que vivimos desde hace años en nuestro México... Nos Vemos.   
         

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
EspaInfo: buscador de España