A nuestros lectores...

Mano a Mano se ha enriquecido, hoy presentamos gustosos a nuestra nueva pluma: Pedro Julio Jiménez Villaseñor, esperamos que sea de su agrado y lo disfruten tanto como nosotros.



Un olé para todos.



Pasifae y El Zubi

domingo, 31 de enero de 2010

LA CABEZA DEL TORO QUE MATO AL “YIYO” EN 1985, FUE MOTIVO DE VARIOS LITIGIOS EN LOS TRIBUNALES, Y ACABO EN EL SUPREMO EN 1990



Por El Zubi
Poca gente conoce, que la propiedad de la cabeza del toro Burlero, de la ganadería de Carlos Núñez, que mató a Jose Cubero “Yiyo” el domingo 30 de agosto de 1985 en la Plaza de Toros de Colmenar Viejo (Madrid), durante la Feria de Los Remedios, fue motivo de varios litigios en los tribunales, entre los carniceros que compraron los toros de aquella dramática corrida y la empresa Merlan S.A., adjudicataria de la Plaza, y que el asunto acabó en 1990 en el Tribunal Supremo, que respaldó la sentencia de la Sección 14ª de la Audiencia Provincial de Madrid, dándole la razón y la propiedad de la cabeza en última instancia, a los carniceros José y Domingo R. M., que recuperaron la propiedad de la cabeza cinco años después de la muerte de “Yiyo”.
Pero empecemos por el principio, que es como hay que contar las historias. Burlero fue el sexto toro en lidia de la corrida que se celebró aquel negro día de las fiestas locales de Colmenar Viejo. José Cubero compartía cartel con Antonio Chenel “Antoñete” y José Luis Palomar. Al salir el toro se animó la cosa en la plaza. Rafael Atienza lo picó muy bien. Yiyo comenzó la faena con la rodilla en tierra, con tres impresionantes muletazos por bajo que quitaron la respiración a la plaza. El toro estaba bien ahornado por la lidia que se le había hecho. José Cubero le dio tres series de redondos muy templados, bien ligados, muy intensos y sentidos. El torero es que se entregó desde el principio. Las series eran largas, de cuatro y hasta cinco pases, con las zapatillas clavadas en la arena sin enmendarse del sitio. Burlero era un toro muy encastado que repetía y repetía con codicia su noble embestida. La faena pasó a mayores cuando Yiyo se echó la muleta a la mano izquierda y comenzó a torear al natural desmayadamente, hasta empalmar dos con el de pecho. El público estaba ya conmovido y en pie. Yiyo, borracho de toro y poseído por la magnitud de su obra, cambió la espada y siguió toreando: cuatro molinetes fundido con el toro y tres naturales mas por bajo para rematar la faena, dejando al toro cuadrado y pidiendo la muerte a gritos. El torero se perfiló y pinchó en hueso. De nuevo se perfiló y a volapié muy lentamente, dejándose ver se cruzó con el toro, metiéndole el estoque en todo lo alto. El toro al sentirse la espada se revolvió y Yiyo quiso hacerse el quite con un natural para sacarse de encima al animal, pero Burlero, herido de muerte estaba ya cegado y cogió al torero a quien dio una voltereta. Estando el torero tendido en la arena giró sobre sí mismo para que el toro no volviera a cogerlo, pero Burlero, herido de muerte, ya estaba encelado con su presa y no atendió a cuantos capotes le echaron para quitarlo de allí, y persiguió a Yiyo haciendo hilo con él hasta alcanzarlo de lleno en el costado con una terrible certeza. Lo enganchó, lo levantó del suelo y lo dejó de pie con el pitón dentro del cuerpo. El toro, libre de su presa cayó fulminado, mientras el torero auxiliado por sus subalternos, daba tres pasos hacia la barrera, con la vista perdida y se desplomó. La muerte con su guadaña hizo acto de presencia. La estupefacción de los toreros delató la tragedia mortal. Yiyo estaba muerto. Cuando lo llevaban por el callejón las asistencias, el gesto del torero era delatador y terrible: los ojos abiertos y extraviados y la tez blanquecina cerúlea de la muerte.
El ganadero Marco Núñez, horrorizado huía hacia Sevilla, sin entender aun a ciencia cierta lo que había pasado. Su muerte dejó secuelas de tragedia y de dolor: su apoderado Tomás Redondo, que no pudo sobrellevar el dolor de la tragedia se suicidó poco tiempo después. Chocolate, su mozo de espadas, murió también poco tiempo después, enfermo de la pena y la nostalgia, y su picador Rafael Atienza, murió pocos años después también. Recuerden que Yiyo estuvo en aquel fatídico y maldito cartel de Pozoblanco del 26 de septiembre de 1984 junto a El Soro y Paquirri.
Burlero fue arrastrado por las mulillas hasta el desolladero. Cuando los carniceros José y Domingo R. M. que habían adquirido las res por contrato de compraventa firmado el 13-8-1985, procedían al despiece de la res, separada ya la cabeza del cuerpo, irrumpió en la sala de desolladero de la Plaza un gran número de personas de la empresa Merlan S.A. y sin que los matarifes pudiera impedirlo, se la llevaron para disecarla. Durante cinco años la cabeza estuvo en manos de los propietarios de la plaza. Los compradores de la carne de aquella corrida interpusieron una demanda de menor cuantía a los propietarios de Merlan, por creer que se habían apropiado de algo que ellos habían comprado. El Juez de 1ª Instancia de Colmenar Viejo dictó sentencia el 10-12-1988 desestimando la demanda de los carniceros, que como es natural la apelaron, y la Sección 14ª de la Audiencia Provincial de Madrid, en Sentencia de 11-5-1990, estimo el recurso y la demanda condenando a los demandados a entregar la cabeza del toro a los carniceros. Merlan interpuso un recurso de casación y el Tribunal Supremo rechazó el recurso, dejando sentado la sentencia dictada por la Audiencia en la que se dice que había existido “una desposesión cuando esa parte del cuerpo pertenecía ya a los demandantes, como industriales compradores de la carne, concepto no limitado a las canales de la res, sino a todas las partes en que normalmente se despieza, entendiéndose según costumbre habitual en el mundo del toro, que la compraventa de la carne de los toros a lidiar incluye el todo del animal: vísceras, cabeza y despojos”.
Y esta es la triste historia sobre la muerte de “Yiyo” y de Burlero”, el toro y el torero que se mataron mutuamente y que no sólo trajo consecuencias trágicas al entorno del torero, sino que la codicia de algunos acabó en los tribunales. Ustedes se preguntarán como ha podido llegar hasta mí manos esta sentencia tan interesante y curiosa, y que estoy seguro pasará ya a la historia de la Jurisprudencia y también de la Tauromaquia. Los periodistas con raza somos inquietos y audaces, investigamos a veces, como sabuesos, lo divino y lo humano, pero la verdad es que todo ha sido fruto de una casualidad, que quiero que conozcan. La casualidad y el tiempo, por otra parte, son elementos consustanciales para cualquier investigación.
La sentencia me la hizo llegar un extraordinario abogado cordobés, muy buen aficionado a los toros, llamado Ignacio Enríquez. El equivalente en la abogacía cordobesa a lo que Luis Miguel Dominguín fue en los toros, por prestancia, maestría y torería. Un número uno en lo suyo. En el último número de la revista La Montera en que publiqué el último capítulo de una serie dedicada a “La República, la Guerra Civil y los Toros”, hablaba de las ganaderías y ganaderos que desaparecieron en la fraticida guerra civil que los españoles sufrimos en el siglo pasado. MI generoso amigo Ignacio Enríquez, me mandó un correo electrónico con la citada sentencia y me decía: “Zubí: como te prometí, te remito la sentencia que dictó el Tribunal Supremo sobre la propiedad de la cabeza del toro que mató al Yiyo, que al final fue para el que compró las carnes. En tu artículo de La Montera sobre las ganaderías en la guerra civil, mencionas a mi abuelo materno Indalecio García Mateo, padre de mi madre Teresa García Nátera, que se la vendió a Carlos Núñez, fundamentalmente porque habían matado en el frente a su hijo Indalecio, que era el que la llevaba. Si te interesa te puedo dar mas datos”. El mundo es un pañuelo y la generosidad de las personas hay que corresponderla con el tributo de la gratitud. Por eso yo desde estas páginas te agradezco de corazón Ignacio, la luz que me has dado pues de alguna manera, tú y yo, hemos escrito juntos una nueva página en la historia de la Tauromaquia.

LAS EMPRESAS RATERAS Y SINVERGÜENZAS



Por Pedro JUlio Jiménez Villaseñor
El viaje iba a ser mas largo que el de ida siendo los kilómetros los mismos, ahora casi se triplicarían a causa de que sus estómagos no recibían alimento alguno desde hacia bastantes horas, la empresa ocasional que los había llevado a torear hasta la zacatecana población de Cañitas de Felipe Pescador, les había abandonado a su suerte, vilmente les estafó, no les cumplió con lo económicamente pactado y gracias a un aficionado con el que habían trabado ocasional amistad, este les compró los boletos de regreso por vía ferrocarriles, los boletos y ni un céntimo mas.
Los hambrientos novilleros eran, José Antonio Picazo, “El Zoto”, Salvador de Santiago, “Ponciano”, Juan Ramírez, Rodolfo Cárdenas y el sabio y viejo ex banderillero don Jesús Alonso, fundador de la cuadrilla de “Niños Toreros de Aguascalientes”. “Ponciano y Juan son los únicos sobrevivientes.
“Poncianito”, siempre ha sido muy platicador y bromista y ya instalados en sus respectivos lugares ferroviarios, comenzó a hacer todo tipo de sarcasmos, a cargarles la mano por los desaciertos ante toreadísimas vacas la tarde anterior, todo era motivo para que la burla o el chascarrillo hiciera su aparición y como en todo, cuando el abuso de la exageración no lo soportaron mas, simple y sencillamente lo amenazaron con “embestirle” o de plano y mejor le ordenaron les dejara de hablar para evitar llegar a las manos. Todos optaron por dormir, así el viaje a la cocina materna no se les haría tan largo. ¡El abstinencia apretaba!. Además me parece fue una sabia decisión.
Tener o pasar hambres cuando se andaba en la guerra era, irónicamente, “el pan nuestro de todos los días”. La panaza se llenaba más con sueños e ilusiones que con algo de comida, algo sólido, sin embargo la esperanza de torear era un alimento tan rico y nutritivo como ninguno otro, teniendo el corazón satisfecho el hueco de una barriga vacía pasaba a segundo termino.
El tren caminaba y arrullaba a los “bellos durmientes”, sucios capotes de almohadas, frazadas de rojas muletas los cobijaban, “Morfeo” se les aliaba para evitar el tormento de tener hambre, sed, pronto llegarían a sus casas y entonces si, a devorar las cazuelas hasta dejarlas rechinando de limpias, poco faltaba, poco faltaba.
La mañana siguiente... Muy quitado de la pena se encontraba “Ponciano”, sentado a la entrada de la plaza “San Marcos” sobre el lío donde guardaba capotes y muletas para el diario entrenamiento, a lo lejos se veían llegar sus compañeros del anterior reciente viaje, al estar ya cerca se escucho un... “Te vamos a partir la madre, pinche Ponciano”. Salvador ni se inmuto, ni siquiera se levantó de donde estaba, solo agregó pausadamente.
Tranquilos, no se sulfuren, sé de que se trata. Ustedes me dijeron que les dejara de hablar y yo así lo hice solamente, no tengo la culpa que al llegar a la estación de Aguascalientes estuvieran todavía dormidos todavía, seguí lo que me ordenaron y me baje del tren, ni modo que les hablara, estaban muy dormiditos y enojados conmigo”.
Dolores de estómago, lagrimas y ahogamientos causados por las carcajadas de los que estábamos presentes y conocíamos que los hambreados novilleros, y su maestro, hubieron de viajar, eso si, gratis, hasta la siguiente parada del convoy ferroviario, hasta Encarnación de Díaz, Jalisco, a 40 kilómetros de la cocina materna, el retrazo causado por ellos mismos al solicitar silencio al bueno de “Poncianito”.
Es esto sólo algo que me recuerda, y que siempre tengo presente, y que da fe, de la camarería que siempre ha existido entre nosotros. A los quince minutos del encuentro con el que termino la añoranza, todos entrenaban de sombra en el ruedo del viejo coso y quedaba libre el camino para la siguiente convivencia, de la siguiente posible broma... y todos felices.
Del empresario ratero y sinvergüenza jamás volvimos a saber de él... Nos Vemos.

sábado, 30 de enero de 2010

El Monumental, una nueva forma de banderillear...

Hace ya casi quince días, el diestro mexicano Uriel Moreno "El Zapata" presentó sin aviso alguno, el par que por bien ha resuelto llamar: EL MONUMENTAL a razón de haberlo realizado exitosa y por primera vez en La Monumental Plaza de Toros México.
Aquí el video que espero llegue a muchos taurinos y toreros para que lo repitan. Pero sin plagios por favor! no sea que alquien del otro lado del mar se quiera adjudicar un par mexicano. Disfrútenlo amigos lectores. La voz es de Heriberto Murrieta acompañado de Mauricio Locken. La tercera voz es de Carlos Yarza. 


A 64 AÑOS DEL NACIMIENTO DE LA PLAZA MAS GRANDE DEL MUNDO


Por Pedro Julio Jiménez Villaseñor

Mentiría sí, si es que lo negara y desde luego que no lo voy a hacer, he comentado en anteriores escritos que las reuniones entre amigos taurinos en la ciudad de Zacatecas han estado, literalmente, “a todo dar”, pero... tristemente los principales actores de la fiesta han brillado con su ausencia, aquellos que anhelan con hacerse toreros. Delijorge, Romero y parémosle de contar, ni modo, así es más que imposible conocer sus planes, las reuniones también sirven para hacer relaciones.
Valdemorillo, viernes 5 de febrero, festejo mixto picado, dos novillos de la ganadería de “Felipe Navas” para la rejoneadora Noelia Mota y cuatro de la ganadería “Monte la Ermita” para los novilleros Arturo Saldívar y Miguel de Pablo. Nuevo inicio en la carrera de Arturo, los toreros pasan por diferentes etapas y este es el caso de Arturo. De becerrista, de novillero sin caballos, su debut formal y su trayectoria en ese ciclo, la cual se vio interrumpida a causa de la espantosa cornada en Santa Cruz de Retamar que le destrozo la femoral y ahora supera esas circunstancias y reaparece “en casa”, Valdemorillo es su lugar de residencia en España. Esperamos el percance haya quedado solamente en la cicatriz de su pierna y retome el buen paso visto con anterioridad, sobre todo sus actuaciones en Madrid.
El puente que se hará el próximo lunes pone en peligro una buena entrada en la plaza “México”. Por lo general los habitantes del conflictivo Distrito Federal corren de paseo en la primera oportunidad que tienen y al parecer hoy no será la excepción, salen y regresan a trabajar y las escuelas hasta el martes. Hable con un amigo de esa ciudad y me decía que a las doce del día de hoy viernes, las taquillas lucían de la manera como se pueden ver los tendidos el domingo, solas.
El cartel no es nada malo, es atractivo, la vuelta de Julián López, “El Juli”, Arturo Macias y la presentación como matador de toros de quien ya fue triunfador absoluto de pasada temporada de novilladas en el mismo coso, Mario Aguilar, que por supuesto confirmara alternativa.
Caso muy semejante para la noche de cumpleaños del coso, 5 de febrero, día que recordaremos tenemos una Constitución. El viernes se festejan 64 años de la inauguración de que la colonia “Noche Buena”, mejor dicho, donde fue en el rancho “San Carlos”, vio nacer, la enorme plaza, el visionario sueño de un libanés, don Neguib Simón Jalife que aprovechó los terrenos de la ladrillera “La Guadalupana”, para construir ahí una “ciudad” que albergara instalaciones deportivas y de distracción como, cines, boliches, albercas, frontones, arenas de boxeo y lucha, restaurantes y lo principal, un estadio de fútbol y una plaza de toros. Todo esto se da en el año de 1939 y ahora conocemos que solo lo último puedo realizarse. A 64 años de distancia la fecha cae entre semana y por culpa de que se recorre o anticipa el día de descanso a celebrar, la ídem puede estar desolada. A otro tema.
Ahora resulta que no estaba muerto, andaba de parranda. Ya apareció Horacio Sandoval Jiménez, coincidencia en el último apellido sola y afortunadamente, el mismo que fuera “famoso ganadero” cuando vivió aquí en Aguascalientes, aficionado nacido en el vecino Teocaltiche, Jalisco, y ahora radicado en Guadalajara, apoderado, inventor, comerciante en refacciones y fierros viejos, una verdadera fichita pero buen amigo al fin. Hago mención de todo esto ya que seguido me han preguntado por su paradero y hasta hoy volví a saber de tan diminuto personaje, espero pronto volver a saludarlo personalmente y a pesar de que es “Perfecto Contreras”, todo sabe y siempre tiene la razón, me dará un enorme gusto, lo mismo conocer a José Ramírez Jorge, el podólogo de las estrellas, por hoy fue todo, mañana Dios dirá... Nos Vemos.

jueves, 28 de enero de 2010

¿MUSEO TAURINO EN ZACATECAS?... CON GANAS TODO SE PUEDE



Por Pedro Julio Jiménez Villaseñor
Lo real e importante es que ya se acerca la fecha de las novilladas en el coso “San Marcos”, oxigeno puro para la juventud y que deseamos sea correctamente aprovechado por aquellos que tengan la fortuna de verse anunciados.
Apenas estamos llegando de Zacatecas y hasta allá nos llegó la noticia de la confirmación de lo que ya les habíamos dicho, la fecha del tal inicio. Y dan varios nombres que hoy me entero ya se barajan por algunos medios de comunicación, Oliver Godoy, Sergio Flores, Gerardo Adame, Jorge Didier y dos o tres mas, sin embargo Ricardo Sánchez y/o Juan Carlos López de los Reyes no han dado el cartel completo, cosa que desde luego estará oficializado en unos cuantos días más.
Por cierto que en esa ciudad se nos pregunto con insistencia si conocíamos se programará al novillero mas avanzado de esas tierras, Antonio Romero. Desde luego que lo desconocemos totalmente, la idea no es nada descabellada, Antonio fue el triunfador del pequeño serial menor de pre feria e inclusive de no haber sido por la espada pudo convertirse en el triunfador de la posterior feria vía la tarde que siendo el sobresaliente del caballista Gastón Santos, este se fue a la enfermería y Antonio se vio mas que bien, la espada, la toledana, el acero fue el que le quitó tener el honor de que siendo novillero, se transformara en el triunfador del serial de corridas de toros.
La tercera noche de pláticas taurinas en Zacatecas fue todo un éxito, la entrada volvió a darse con cantidad y calidad y los asistentes disfrutaron de varias faenas de Manolo Martínez, Ramón Ávila nos confió muchas cosas sobre su vida, inclusive estuvieron presentes sus amigo de estudiante en esa ciudad y la esposa de Eduardo Ramírez, “El Pato”, y que fue a la primer persona que entrevisto cuando ya daba señas de su esta su ahora profesión en los medios de comunicación taurina. Cerca de las dos de la mañana y a punto de retirarnos, llego “el reserva”, apareció... José Manuel Inchausti, “Tinín”, el excelente añejo matador español, y se firmo, reafirmo y confirmo que estando rodeado de amigos... pues que la noche siga su curso, de la desvelada nos repondremos algún día.
Antes de esto, Salvador Santillán tomo la palabra para invitar a los presentes a ir pensando a conformar al grupo de manera ya oficial y expuso un plan muy bien desarrollado, proyectado a un futuro mediano, con la participación de todos, que se acerquen todo aquel al que le guste los festejos taurinos, con o sin conocimientos ya que precisamente de eso se trata, de compartir los mismos por parte de invitados profesionales que nos transmitirán los suyos e intentar ir creciendo poco a poco los tantos temas y vericuetos de una fiesta tan bonita como el la fiesta brava.
Inclusive se aplaudió la idea de crear un museo y las buenas y sanas intenciones de aportaciones y apoyos morales se dieron de formas bastantes e inmediatas, sin temor a equivocarme creo que esto se hará realidad en un futuro no muy lejano puesto que para el mes entrante, en la siguiente reunión, ya se podrán ver interesantísimos documentos de alta valía que valen la pena conservar y sobre todo compartir. Poco a poco, paso a paso, no queremos careras que cansen. En lo que se esta de acuerdo es que el grupo será eso, no una peña. Para terminar.
Gran verdad. Victorino Martín, hijo, lo dijo... “El toro de lidia es un gran defensor del medioambiente porque ha convertido la dehesa en un espacio virgen”... Nos Vemos.

miércoles, 27 de enero de 2010

LA SUPERSTICION Y EL MISTERIO ENVOLVIERON EL FRUSTRADO MATRIMONIO DE RAFAEL “EL GALLO” Y PASTORA IMPERIO


Por El Zubi
El torero Rafael Gómez El Gallo contrajo matrimonio con la artista Pastora Rojas Monje, hija de un sastre de toreros Víctor Rojas y de Rosario Monje “La Mejorana” tal vez la mejor bailaora del siglo XIX. Fue el emparentamiento de dos familias gitanas de arte, una unión que además de breve y fugaz estuvo envuelta por la rivalidad entre las dos familias, la superstición, el machismo, la soberbia y el misterio. Una ruptura matrimonial, cuyas causas fueron en su día y lo sigue siendo hoy aún, uno de los secretos mejor guardados sobre los divorcios entre gentes del teatro y del toreo.
Ninguno de los dos cónyuges confesó nunca por qué se separaron, ni aportaron dato alguno para justificar un divorcio que suscitó grandes especulaciones en los mentideros de Madrid y Sevilla. Especulaciones que adquirieron ribetes insospechados, ya que la imaginación popular y los corrillos llegaron incluso a murmurar que Rafael y Pastora se habían separado al descubrir que eran hermanos. Es cierto que el padre de Rafael, el torero Fernando El Gallo tuvo sus escarceos amorosos en aquellas largas temporadas que pasaba solo en Madrid toreando, aunque no es menos cierto también que no existe ningún dato que refuerce esta teoría. Se habló mucho en la época de los celos de Rafael hacia Pastora, como la causa más certera de esta ruptura, celos mezclados con la soberbia y una rivalidad llena de malos entendidos entre las dos familias gitanas. Lo cierto es que Rafael El Gallo llegó a pensar que Pastora era poco menos que una “bruja” que lo perseguía continuamente proporcionándole esa gota de mala suerte y fatalismo que le propinaban a Rafael los malos augurios que se le antojaron a lo largo de toda su vida en aquellos días aciagos, cuyas causas fueron adjudicadas por él a Pastora. El nombre de Pastora Imperio se lo puso el dramaturgo Jacinto Benavente, que un día al verla bailar dijo: “Esta Pastora vale un Imperio”. Pastora fue una artista muy completa. Una fuera de serie que complementaba maravillosamente el baile con la canción. Triunfó en todas las ciudades españolas, aunque fue Madrid donde su reconocimiento era mayor pues allí se la idolatraba. Jacinto Benavente la llenaba de elogios, pues incluso la llamaba “Giralda de Sevilla” y “La Faraona” sobrenombre que bastantes años después le otorgaron a Lola Flores, también gitana.
No obstante esta singular pareja tuvo momentos muy buenos llenos de romanticismo y pasión. Rafael y Pastora se conocieron y enamoraron en México cuando ambos, por motivos profesionales realizaban una gira por el país azteca. El flechazo de Cupido entre ambos fue inmediato pues allí vivieron un romance apasionado. La boda tuvo lugar la tarde de un lunes 20 de febrero de 1911 en la Iglesia de San Sebastián, justamente donde había sido bautizado Rafael cuando nació en Madrid. Se celebró una ceremonia íntima, montada así para evitar aglomeraciones de los muchos admiradores que los dos artistas contaban en la capital de España. Los dos artistas se encontraban en la cresta de la ola. En la ceremonia actuaron como padrinos por parte de ella, su madre “La Mejorana” y por parte de Rafael el matador de toros Enrique Vargas González “Minuto”. Tras la ceremonia religiosa, los pocos invitados que asistieron al enlace, lo celebraron en un merendero que había en la Cuesta de las Perdices, en la carretera de la Coruña, y tras el ágape la flamante pareja se volvió a la ciudad y se fueron al teatro, ocupando allí un palco. El público, que ya se había enterado de la boda entre estos dos famosos, se puso en pie cuando ellos ocuparon su lugar en el teatro regalándolos con una gran ovación que llenó de dicha a los recién casados.
Todo prometía un futuro lleno de felicidad y triunfo. La vida sonreía a los dos jóvenes que compusieron la típica pareja en la que ella tuvo que aceptar el dejar su profesión y los escenarios, mientras que el marido seguía en activo como torero. Pero a los pocos meses de la unión (no llegaron al año) la convivencia se agrió y se produjo la ruptura repentina. Una separación que se produjo sin escándalos ni comentarios por ambas partes. En ese justo momento comienza el misterio y la especulación. Pastora dijo: “Lo nuestro no ha sido cuestión de caracteres...”, pero nunca explicó que es lo que había ocurrido.
Tras la separación Pastora volvió a los escenarios y comenzó a cantar un cuplé lleno de morbo y que decía así: “tengo yo una pena, pena/ que me está quitando la vía/ y que me tié que matar”, en el que ya se adivinaban sus sufrimientos tras separarse de su marido. Algo parecido a lo que años más tarde ocurrió con Isabel Pantoja y su copla "Marinero de Luces" tras la muerte en Pozoblanco de Francisco Rivera “Paquirri”.
Pastora pues reapareció y se fue a trabajar a América poniendo tierra de por medio a su pena, en un intento de pasar página al capítulo más doloroso de su vida. Allí en América tuvo que encontrar el consuelo de algún hombre, pues cuando regresó a España años después llegó con una hija, una niña que muchos años después se casaría con el torero gitano Rafael Vega de los Reyes “Gitanillo de Triana”. Por cierto que Pastora tampoco quiso jamás descubrir al hombre en quien encontró consuelo en América y con quien concibió a esa hija. Ella estaba muy orgullosa de haber sido madre soltera: “Por encima de todos mis triunfos – dijo- he tenido un orgullo mayor: el de ser madre”. Ella dijo muchas veces que era mujer de un sólo hombre. En una de las pocas ocasiones en las que habló de su matrimonio con Rafael, dijo que “se había equivocado” sin dar más explicaciones sobre el asunto. En todo caso si el enamoramiento de estas dos personas fue apasionado, apasionada y feroz fue también su ruptura, que en ocasiones tuvo tintes de amargura. Jamás desde la separación habían pasado cerca el uno del otro.
Pastora debió de tardar tiempo en olvidarse de Rafael y tardó bastante en desechar la idea de la concordia y la reconciliación. Con motivo de una grave cornada sufrida por Rafael El Gallo en la plaza de Algeciras, Pastora Imperio hizo un intento de reconciliación y de recomponer su matrimonio pero fracasó. Ella lo explicó mas tarde: “hubo motivos para una buena reconciliación, pero me cerraron el paso y no me dejaron verle. No fueron los médicos”.
La prensa de la época por más que buscó los motivos de tan extraño divorcio, nunca los encontró y sólo lograron retazos y vaguedades. Rafael por su parte era parco y conciso al hablar de ella: “no quiero hablar de esa mujer. Me abandonó y nada más. Ya no existe para mí”. Lo cierto y verdad es que la vida del torero estuvo siempre marcada por el recuerdo de ella, que le señaló muchas veces de manera supersticiosa sus actuaciones.
Su banderillero Manuel de la Plaza contó en cierta ocasión un hecho curioso que le ocurrió con Rafael en Colombia. Estaba Rafael El Gallo con De la Plaza y Saleri II en una estación esperando a coger el tren para trasladarse a Bogotá donde tenía que torear al día siguiente. De pronto Rafael vio en el andén a una mujer con las hechuras y andares de Pastora y que caminaba con paso seguro acompañada de dos curas hacia donde estaba él con sus subalternos. A Rafael se le erizaron todos los pelos de su cuerpo y con los ojos desencajados les dijo a sus subalternos señalando al trío que se acercaba: “Es la Pastora y los curas que me casaron. Nos traen la desgracia y yo no me subo al tren”. Menudo problema que se creó, pues el contrato de Bogotá no se podía perder. Al final y una vez que desapareció el “temido trío” lo convencieron a duras penas y todos subieron al tren. A los 70 kilómetros el convoy descarriló peligrosamente pues incluso hubo muertos y heridos y ellos se salvaron de milagro. Ante lo ocurrido Rafael sentenció: ¿No os lo dije yo?. Era ella... la Pastora y los curas que me casaron”. La cosa no acabó ahí ese día, pues el tren de socorro que llegó después con ayuda para trasladar a los viajeros y heridos también descarriló, y desde entonces De la Plaza y Saleri II dejaron de tomarse a broma los malos presagios que a menudo venían a la mente de Rafael y se ponían a temblar cada vez que estos se hacían presentes.
Un año después, toreando Rafael El Gallo en Lima y hospedados en una fonda de la capital, el subalterno De la Plaza fue a la habitación de su maestro a ver como se encontraba horas antes de la corrida. Al entrar allí encontró a Rafael muy nervioso y excitado. Al preguntarle el subalterno sobre las causas de su estado el torero le contestó desesperado: “Casi ná!. Hase un rato ha entrao por la ventana el moscardón negro de La Pastora y yo no toreo esta tarde porque no quiero que me pegue una corná el toro”. Aquella tarde estaba todo el papel vendido en Lima y si El Gallo no se presentaba en la plaza se podía liar el escándalo del siglo. Rafael se plantó en que “no toreaba y que no toreaba”. Al rato dijo que sólo torearía si en la habitación entraba una paloma blanca “porque esta me salvará del moscardón de La Pastora y de la corná del toro”. De la Plaza y Saleri II fueron a hablar con el empresario y entre todos buscaron una paloma blanca. Saleri II distrajo en la habitación a El Gallo según el plan urdido anteriormente con cuidado. Desde la habitación contigua que tenía un balcón corrido que comunicaba las dos habitaciones, De la Plaza lanzó la paloma dentro de la habitación aprovechando que el maestro estaba de espaldas al balcón. Saleri II comenzó a gritar teatralmente y Rafael al ver la paloma revolotear asustada por la habitación recobró la paz y el sosiego y decidió torear. Aquella tarde en la plaza de Lima cortó las orejas y el rabo y De la Plaza dijo que fue la tarde que mejor lo vio torear en la vida.
En todo caso, el moscardón de La Pastora debió de ser para él una metáfora que tuvo permanentemente en su cabeza y que nunca logró desterrar. A Rafael no le gustaba hablar de su frustrado matrimonio y mentía al decir: “Yo no he vuelto a acordarme de aquella mujer. Para mí se murió el día en que nos separamos. Aquello fue una equivocasión que pa subsanarla hubo de romper un hogar y la libertad de dos personas. Esa mujer pá los restos o pál que la quiera. Yo no la puedo ni ver”.
Y esta es la historia de este extraño matrimonio entre gitanos de arte. Su separación ha sido y sigue siendo un misterio que ni siquiera el tiempo transcurrido ha resuelto, pues las causas de esta extraña ruptura ambos se las llevaron consigo a las tumbas. Celos...?, rivalidad entre dos familias gitanas...?, malos entendidos...?, falta de comunicación para aclararlos mezclada con brotes de soberbia por ambas partes...?, el descubrimiento de su posible fraternidad...?, ...quien sabe. Sólo ellos sabían la verdad de lo sucedido.


DE TORO... UN POCO



Por Pedro Julio Jiménez Villaseñor
Apenas me acabo de enterar del mal momento que pasó mi amigo Moisés Jiménez de la Torre, la delincuencia le quitó a uno de sus hermanos, un reconocido cirujano que vivía en el conflictivo Distrito Federal. No se que decirle a don Moi mas allá de que cuente con mis oraciones, y que recuerde que gracias a los dones que tiene respecto a la amistad, es perfectamente correspondido de mi parte. ¡Un abrazo!.
Ya es oficial que la temporada de novilladas en esta ciudad de Aguascalientes comienza hasta la tarde del día 21. Arrancando no pararemos de ver festejos hasta el termino de la feria de San Marcos. Según cuentas muy personales, solo serán siete u ocho los festejos de pre feria para que inmediatamente nos digan quienes son los jóvenes que inauguran el serial con la novillada de los recientes pasados triunfadores. Sí, con aquellos que en las previas tardes muestren actitudes.
Hoy a mas tardar habrá salido a Las Vegas, Nevada, el matador Víctor Mora, allá lo espera su apoderado Paco Camino Gaona, torea el 30 al lado de Fernando Ochoa y Alfredo Gutiérrez con toros de Joe y Manuel Souza. Evento que no trascenderá más allá de que los “toreadores” le verán la cara al toro y se traerán unos cuantos dólares, de ahí no pasa.
Y la idea de hacer festejos fuera de nuestra frontera norte no era nada mala, lo que pasó fue que reino el protagonismo en ese señor Haces, se le fue la boca y mostró a todos que de taurino no tiene nada... pero de ambiciosos todo, es un campeón mundial en ese tema. Tarugo, acabó con un proyecto extraordinario y con enorme futuro como exhibiciones solamente, años pasaran para que vuelva la credibilidad y borre las tonterías vistas en pasadas fechas donde las figuras españolas le dieron la espalda... y el publico.
Para la confirmación de la alternativa de Mario Aguilar, de manos de Julián López, “El Juli”, y Arturo Macias, este domingo en la plaza “México”, me avisa el matador Jorge Mora que tiene lugares que incluyen el viaje y la entrada al coso. Vale la pena ir en ese plana ya que usted se quita de problemas, salen antes de las doce de la noche del sábado, el camión le deja a las puertas del coso y de regresan al terminar la corrida, en algunas de las ocasiones dada la temprana hora de llegar al Distrito Federal, aprovechan para escuchar misa en la Basílica de Guadalupe y de ahí a desayunar y al sorteo. Dado a que esta columna no tiene absolutamente nada que ver con la dicha organización, le recomiendo que de interesarle hacer el viaje, acuda a las oficinas de Jorge, son en la calle Madero, entre General Barragán y Ezequiel A. Chávez, en la acera sur ésta la agencia de viajes en donde le darán mayores informes, lo que si me consta es que sale mas barato que haciendo el recorrido por su cuenta y con el riesgo de no encontrar boletos al llegar a las taquillas.
Por último... Me pregunta el señor don Alonso Marín Romero por la dirección de las oficinas de la Asociación Nacional de Criadores de Toros de Lidia. Es en Leibnitz No. 47 3er piso. Colonia Anzurez. México, 11590, Distrito Federal. Teléfonos: 5254-5858 5254-8137, 5250-1943 y fax: 5254-7997... Nos Vemos.


martes, 26 de enero de 2010

MARIO EN LA MÉXICO, “EL JULI” SU PADRINO... SE FUE JUAN PABLO... HOY LA REUNION EN ZACATECAS


Por Pedro Julio Jiménez Villaseñor
Julián López, “El Juli”, y Arturo Macías serán, respectivamente, padrino y testigo de una de las tardes mas importantes en la corta vida profesional de Mario Aguilar, la confirmación de alternativa en su país, la que le otorgaran Sebastián Castella y Joselito Adame el primero de noviembre pasado en la tierra que le vio nacer.
Mario nace el 22 de marzo de 1991 en Aguascalientes y logra cortar en la plaza “México” tres orejas un 1º de octubre del año de 2005. El seis de abril del 2008 corta un apéndice en Madrid, el 8 de junio del mismo año se presenta en Sevilla, el 20 de julio repite en la capital española y es herido sin ser de gravedad, vuelve el 3 de agosto, en fin, llegó a su doctorado el primer día de noviembre del recién pasado año, con 45 novilladas en cosos mexicanos, cinco de éstas en la plaza México y 55 en España, con siete paseíllos en “Las Ventas”.
De forma muy rápida les presentamos una semblanza de este joven, uno más de la inagotable cantera de toreros aguascalentenses, del equipo de “Tauromagia”, compañero, y paisano, de Arturo Saldívar quien por cierto se dispone ya a reaparecer en los ruedos después de la horrible cornada en Santa Cruz de Retamar, tarde que por poco pierde la vida y se va con la femoral completamente destrozada. Feo recuerdo pero necesario decirlo para poder valorar el merito de Arturo en continuar en estos batallares, los mismas que retoma al final de la primera semana del próximo mes en Valdemorillo, casualmente lugar de residencia de los ambos mencionados.
La corrida numero trece de la temporada capitalina vera un encierro de “Bernaldo de Quiroz”, dehesa que ha dejado mucho que desear por todo el país desde hace ya bastante tiempo, veremos si el cabalístico 13 hace que la corrida se equivoque y le de por embestir. El cartel hace pensar que la entrada será la mejor de la temporada, pecado mortal si los “Bernaldos” no “jalan”.
Hoy estará volando a España el novel Juan Pablo Sánchez, llegando de inmediato se enclaustrara en el campo bravo para adquirir la debida preparación e iniciar su campaña por esas tierras, realmente la fuerte, la definitiva para buscar un lugar con categoría y regresar convertido en matador de toros.
Por lo tanto queda descartada toda posibilidad de que participara en la temporada de novilladas local que se recorre la inauguración hasta el día 21 de febrero. Les habíamos dicho que era el 14, pero dado a que hay un festival taurino benéfico el 13, la empresa hace esa corrección en su calendario. De la tarde para recaudar economía y solventar los gastos para un niño enfermito ya les estaremos dando información.
Y hablando de la empresa. Ricardo Sánchez fue testigo de la confirmación de la alternativa de quien se dice viene a despedirse de la afición mexicana, Luís Francisco Esplá. Ese 5 de febrero de 1984 Ricardo cortó el rabo a un toro de “De Santiago” y el otro alternante fue Manolo Arruza.
Les recuerdo que hoy en punto de las ocho de la noche nos reunimos en Allende 114, altos, centro de la ciudad de Zacatecas, para una charla mas, la tercera siendo exactos. El invitado es Ramón Ávila Rivera y nos compartirá varias faenas extraídas de su extensa filmoteca particular, herencia en gran parte de su señor padre y con el cual lleve una gran amistad desde que precisamente estudiamos en esa ciudad al pie de “La Bufa”.
En lo personal ya estoy saboreando la platica y el agarrón que nos daremos los presentes con las anécdotas y recuerdos que irán saliendo. La verdad es que no se para que hicimos la reservación de hotel, con seguridad saldremos de la reunión con el sol ya muy en alto y ambos debemos de incorporarnos al trabajo a esas horas en Aguascalientes. ¡A la carretera de inmediato!. Y ahora si prometo no se me olvidara conseguir la manera de contactar a José Miguel Llaguno para hacerle la correspondiente invitación y tenerlo en próxima reunión como asistente de honor... Nos Vemos.

lunes, 25 de enero de 2010

SOBRE LAS GENIALIDADES, LA “ABULIA” Y LA AFICIÓN A DORMIR DE RAFAEL EL GALLO


Por El Zubi
Rafael Gómez Ortega “El Gallo” puede que haya sido el torero que más arte ha tenido en la historia de la Tauromaquia, además de poseer una de las personalidades más peculiares y simpáticas que haya habido en este mundo del toro. Hay anécdotas de su vida suficientes como para escribir un libro más que un reportaje de pocas páginas. Sin embargo me quiero circunscribir aquí a algunos rasgos de su personalidad y algunas anécdotas que le hicieron ser tan especial, rasgos como la “abulia” y su gran afición a dormir y a estar encamado. Se puede decir sin temor a equivocarse que el “Divino” Calvo era un auténtico “camastrón”.
Paradigma de la torería sevillana, ha pasado a la historia de la Tauromaquia como el torero más representativo de esta escuela andaluza a pesar de haber nacido en Madrid, cuna a la que nunca renunció a pesar de su sevillanismo. Nació en la capital de España un 18 de julio de 1882, en la calle Greda (hoy de Los Madrazo) número 3 y 5, en una de esas largas temporadas que Fernando Gómez El Gallo, su padre, pasaba con doña Gabriela Ortega en Madrid cuando iba a torear desde el mes de mayo hasta finales de septiembre. Más tarde sus padres se instalaron en Gelves (Sevilla), cuando Rafael tenía sólo cinco meses, y allí ya nacieron todos sus hermanos. Sin embargo había la leyenda de que Rafael Gómez había nacido en Pozuelo de Alarcón (Madrid), incluso durante años se enseñaba a los visitantes de esa población una casa donde, al parecer, se hospedaron alguna vez sus padres y de la que se decía que fue la cuna de su nacimiento. En cierta ocasión Rafael El Gallo pasó por Pozuelo y le dijeron que había nacido allí. El “Divino Calvo” dijo: “La verdá é que no m’acuerdo de ná. Pero ¡qué honó perdiste, Posuelo de mi arma! ¡ná meno que ser la patria chica der Gallo”.
Rafael Gómez “El Gallo” fue una leyenda en Madrid. Hombre de una personalidad extraordinaria, tanto que hasta el mismísimo José Ortega y Gasset lo quiso conocer, para lo cual le pidió a José María de Cossío que lo llevara a su tertulia del café “Lyon D’Or” en Madrid. Eso hizo Cossío unos días más tarde, de tal forma que el famoso intelectual tuvo la oportunidad de charlar durante un par de horas con el “Divino Calvo”. El torero que estaba ya cansado de la reunión y de tanta conversación, invitó a Cossío a dar un paseo y a que lo acompañara a comprarse unos puros. Tras despedirse ambos de Ortega y Gasset se fueron a por los puros. Después de encenderse el habano en la calle, El Gallo le dice muy fijo a Cossío: “Oye José María, este señó tan amable que ha tomao café con nosotro ¿quién es?”. Y Cossío sorprendido le responde: ”Hombre Rafael, tú siempre tan despistado; es Ortega y Gasset”. A lo que El Gallo replicó: “Eso lo sé, pero qué ofisio tiene?”. Cossío le habla sobre el prestigio intelectual de Ortega: “Este hombre es el filósofo más grande que hay en España”. Rafael El Gallo, se para en la calle, mira muy fijo a Cossío y abriendo mucho los ojos le espeta: ¡Que barbariá, José María! ¡hay gente pa toó!.
Rafael El Gallo además de crear suertes, pases y adornos nuevos para el toreo (revoleras, serpentinas, banderillas al trapecio, cambio de muleta de mano por detrás de la espalda, el pase por alto llamado como “el celeste imperio”, las largas cambiadas, molinete con la mano izquierda o el afarolado “kikirikí”...), le cupo la gloria de inventar la famosa “espantá”, que algunos años después practicarán también unos pocos toreros. Según decían los críticos contemporáneos al torero, las “espantás” de El Gallo no eran manifestaciones de pánico o miedo, sino “un poema de gracia, un gesto de sinceridad nacido dentro del alma del torero”... algo inimitable y que sólo a él le toleraron los públicos. La primera “espantá” la dio en Sevilla, siendo aún novillero, con ganado de Concha y Sierra. Aquel día todo iba bien en la lidia e incluso El Gallo le brindó la muerte del novillo al capitán general de la región andaluza. Después de tantear al bicho durante unos minutos con la muleta dijo que no lo mataba. El escándalo que se formó en pocos minutos en la Maestranza fue enorme. Los Guardias de Seguridad lo detuvieron por orden de la presidencia y se lo llevaron a la carrera a los calabozos de la Comisaría. Ni siquiera la intervención del capitán general Luque, que fue el primer ofendido, libró a Rafael Gómez de pasar la noche en la cárcel. Él lo decía muy claro: “Cuando a un toro no se le pué hasé ná, lo mehó é dehálo”. Repetía una y otra vez que eran los propios toros los que le avisaban. Los animales que le decían: “¡que te voy a cogé!, ¡que te voy a pillá! y cuando a él se le antojaba que el astado le estaba avisando, se quitaba del medio sin dudarlo un momento. Creía que a los toros podía cambiarle el humor en cualquier momento.
Sin embargo, como un artista genial que fue, tenía la facultad de cambiar en pocos minutos los ánimos de los públicos con su inmenso arte. Una vez en Barcelona, toreando con Manolo Belmonte (un hermano de Juan), Rafael después de escuchar los tres avisos en su primer toro se refugió del escándalo del público en la enfermería de la plaza. Decía que “las broncas se las lleva er tiempo, las cornás se las quéa er torero”. Parapetado en la enfermería dijo a su cuadrilla que no salía a torear más y que nadie lo molestara. Cuando saltó a la arena el segundo toro de su lote arreció la bronca a niveles preocupantes de orden público, tanto que Manolo Belmonte entró a la enfermería en un intento de convencerlo para que saliese a torear. Se encontró a El Gallo echado en la camilla del quirófano, destocado y en mangas de camisa, y saboreando un gran puro habano con si tal cosa. Belmonte con mucho respeto y en tono conciliador le dijo:
- ¿Qué pasa maestro?... no va a haber más remedio que salir. La gente se ha puesto flamenca... A mí no me han dejao siquiera ni acercarme a su toro. Vamos... que la cosa está fatá… maestro.
- ¿Y tú que dises, compadre? --le respondió Rafael--.
- Que debe usté comparesé, maestro.
- Bueno hombre, pué no s’able má. Lo haré por complaserte.
Y dejando el puro que se estaba fumando en el borde de una mesa próxima, se puso la chaquetilla, se caló la montera y salió al ruedo cuando estaba ya mediado el tercio de varas. Rafael le quitó el capote a un subalterno y echándoselo a la espalda se dispuso a hacer un “quite del perdón”. Dio una larga tan garbosa y con tanto arte que barrió en segundos de los tendidos el malhumor acumulado. Después con la muleta realizó una faena completísima en variedad y arte, y mató recibiendo al astado de forma tan contundente que se desató el delirio en la plaza. Pero el “Divino Calvo” en vez de quedarse en el ruedo a recoger los laureles del triunfo, sin mirar a nadie se volvió por sus pasos de nuevo a la enfermería. Allí se quitó la chaquetilla, dejó la montera en una silla, rescató su habano de donde lo había dejado, lo encendió y comenzó a fumárselo tendido de nuevo en la camilla del quirófano, tan tranquilo.
Y es que Rafael El Gallo, tenía una afición desmedida a dormir y a estar tendido. Le importaba poco el ganado que tuviera que torear (miuras, pablorromeros, santacolomas...). Antes de cada corrida dormía como un bendito sin preocupación ninguna. Mandaba que lo despertaran una hora antes de estar en plaza. Y es que Rafael era la abulia personificada.
Un año acudió a la feria de Bilbao y se hospedó en el Hotel Inglaterra, donde se encamó nada más llegar, actividad única que realizaba en las fechas libres que le dejaban las dos corridas que tenía contratadas. Le pidió a su mozo de espada que le comprara “a onde Barandiarán junto al puente” (en una ferretería próxima), un irrigador con su goma y cánula a punto. La sorpresa del mozo de estoques no tuvo límites cuando escuchó de su matador la orden de que llenara el limpísimo recipiente con vino fino de Jerez para colgarlo encima de la cama. El Gallo se pasó los días de asueto chupa que te chupa del irrigador, abriendo y cerrando a discreción la espita con gran pericia. De tal forma descubrió el arte de beber vino sin molestarse lo más mínimo, sin incorporarse siquiera en el lecho. Encontró la fórmula ideal del reposo absoluto sin dejar de libar.
Cuando estalló la guerra civil Rafael Gómez El Gallo se encontraba en Madrid y anduvo por la ciudad cerca de mes y medio sin darse cuenta del conflicto que acababa de estallar en su país. Su sobrino José Ignacio Sánchez Mejías contaba años después de la muerte de El Gallo, que su tío Rafael se enteró de la guerra de España seis semanas después de que esta comenzase. El 18 de julio le sorprendió en la pensión de la Carrera de San Jerónimo donde siempre se hospedaba, regentada por Serrano su mozo de estoques, que conociéndolo no le dijo nada de la guerra y le comentó al principio que había en Madrid una huelga con manifestaciones obreras, que incluso había tiros por las calles, razón por la cual El Gallo decidió meterse en la cama de donde tan sólo se levantó algún tiempo después en vista de que persistía el paro revolucionario. Su falta de voluntad no tenía medida, y así, a la espera de que se arreglaran los conflictos, aguantó recogido y acostado en su modesta casa de huéspedes los últimos calores del verano. El 30 de agosto los miembros de su cuadrilla fueron a por él a la pensión para que actuara en Las Ventas en un Festival Benéfico para las Milicias de la República. Al bajar a la calle y pisar la acera le dijo a uno de sus banderilleros: “Oye niño, ¿qu’es lo que pasa hoy aquí que hay tanto sordao en la calle?”.
No se había enterado de nada de lo que estaba ocurriendo en España. En Madrid pasó el trienio del conflicto lejos de Sevilla y de su familia (sus hermanas y sus sobrinos), por suerte nadie se metió con él porque era respetado y querido en ambos bandos. Toreó tres veces en estos tres años dentro de la zona republicana, y a la postre serían sus últimas actuaciones vestido de luces. Durante su largo cautiverio en la capital vivió condenado a la soledad, paliada sólo en ocasiones por la amistad de los “Caracoles” (padre e hijo). En abril de 1939 pudo regresar a Sevilla, donde tras ser recibido con los brazos abiertos, pudo rehacer su vida.
Pasó el resto de sus días durmiendo y tomando café en la tertulia de Los Corales en la calle Sierpes, junto a su amigo Juan Belmonte, donde se reunía con otros amigos y tertulianos a recordar viejos tiempos.
En cierta ocasión en esa reunión de la calle Sierpes, Rafael El Gallo, expuso su visión exagerada y andaluza de América: “América la conozco mú bien. De pitón a rabo. Lo que más me gustó fue Nueva Yó, aunque el café aquí en Sevilla está mejó c’allí. Nueva Yó es como un serebro. Allí hay de tó. Una locura desatá. Trene por lo sielo, por el suelo y por debajo der suelo. Y rascasielo que dejan chica la Girarda. Hay ademá allí un barrio que es como la Macarena de Sevilla. Lo que pasa é c’aquello está to lleno de negro y de chinos. Argo mú extraño”. Allí en Nueva Yó me llevaron una vez a casa der murtimillonario ese que se llama Vanderbit. Y vino un criao y me trajo una bandeja de oro y brillante, llena de puros...: ‘Bueno... son, miste’ le dije yo. Y él entonse me dijo: ‘Si te quéas aquí te daré mucho má’. Y yo le dije que nones, porque no me gusta er café de Nueva Yó”.

domingo, 24 de enero de 2010

FERIA DE SAN MIGUEL (SEVILLA): 10 ALTERNATIVAS 10 MUERTES


Por El Zubi
En el mundo de los Toros existen supersticiones y leyendas trágicas que han pasado a la leyenda negra, fruto de la casualidad, la mala suerte y las coincidencias. La acumulación de una serie de coincidencias, por ejemplo, lleva a los aficionados y a los propios toreros a pensar en la existencia de un “algo” que trae “mal fario”. Si una serie de acontecimientos transcurren de una misma forma determinada o en unas mismas fechas y llevan a un final trágico, surgen de inmediato en la mente de todos, el temor y el miedo a “algo” que pueda ser el origen de esa fatalidad. Hay elementos popularmente conocidos que son sintomáticos de mala suerte: el número trece, pasar por debajo de una escalera, un gato negro, un sombrero sobre la cama, la montera que cae boca arriba en el albero, ir vestido de amarillo...etc, todas son cosas que siempre se han relacionado con un final trágico, como la leyenda que se desprende de la ganadería de Miura, por ejemplo, porque han sido muchos los toreros a lo largo de la historia que han caído víctimas de las astas de estos toros.
Hay coincidencias como la que les voy a relatar, y en las que he reparado, como conclusión final de las muchas lecturas taurinas llevadas a cabo en el transcurso de estos últimos años. Coincidencias que poca gente ha reparado en ellas, pero que miradas con ojos reflexivos y un tanto supersticiosos hace pensar que la Feria de San Miguel de Sevilla trae mala suerte a todo aquel torero que toma la alternativa en ella (o incluso que piensa tomarla allí). Las estadísticas no fallan: en el transcurso del siglo XX, diez toreros que tomaron la alternativa en esta Feria sevillana murieron o bien por cornada de asta de toro o bien de forma violenta y trágica. Pero comencemos con el relato si les parece...
El 28 de septiembre de 1905 el torero José Gallego Mateo, mas conocido por José Claro “Pepete” se doctora en su ciudad natal después de haber revolucionado Sevilla y su zona de influencia con sus éxitos. Los aficionados le veían como un digno sucesor del Espartero y Reverte. Bonarillo fue el padrino y Ricardo Torres “Bombita”, el testigo. Cinco años más tarde, el 11 de septiembre de 1910 en Murcia, Pepete sustituye al mismo Bombita, herido. El resto es conocido y trágico: el toro Estudiante, de la ganadería de Parladé le metió una cornada en la ingle que le desgarró la femoral, ocasionándole la muerte en la misma enfermería de la Plaza de Toros.
Durante la Feria de San Miguel de 1910, el valenciano recriado en Francia, Isidoro Martí “Flores” alcanzó el grado de doctor en tauromaquia. Estaba en los primeros puestos del escalafón de novilleros. Quinito y Rafael El Gallo oficiaron la ceremonia como padrino y testigo. El 26 de junio de 1921, en Béziers, el toro Aceituno de la ganadería de Alipio Pérez Tabernero, le dio una enorme cornada en el pulmón, de la que no sanaría jamás, pues murió seis meses después el 6 de diciembre de 1922, en Caracas a consecuencia de las secuelas de esta herida.
El rey de los toreros, José Gómez Gallito, conocido como Joselito, fue un torero largo, de arte, experiencia y valor indiscutibles. Un niño prodigio y más tarde un torero de prestigio. Había tomado la alternativa a los 17 años, un 28 de septiembre de 1912, también en la Feria de San Miguel de Sevilla. Su hermano Rafael fue el padrino y Antonio Pazos el testigo. La carrera de Joselito fue la de un fuera de serie: excepcional. Sin embargo tenía una cita con la muerte en Talavera de la Reina, el 16 de mayo de 1920, cuando entró en la leyenda con el toro Bailaor, de la viuda de Ortega.
Manolo Granero, la figura valenciana que parecía estar predestinado a ser el sucesor de Joselito en el trono de la tauromaquia. Torero elegante, fino e inteligente, se había metido al público en el bolsillo y por tanto su futuro era prometedor. Pues bien, a los 18 años tomo también la alternativa en la Feria de San Miguel, un 28 de septiembre de 1920, también de manos de Rafael El Gallo como padrino (más coincidencias). El testigo esta vez fue Chicuelo. Dos años después, cuando toreaba con Juan Luis de la Rosa y Marcial Lalanda en Madrid, un 7 de mayo de 1922, el toro Pocapena del duque de Veragua le mató de una terrible y trágica cornada que da horror sólo recordarla.
Otro más, el jerezano Juan Luis de la Rosa, que también había tomado la alternativa en Sevilla un año antes que Granero, el 28 de septiembre de 1919, fue asesinado de un tiro en el corazón en pleno centro de Barcelona en 1936, en una revuelta callejera durante la guerra civil española.
La dinastía Litri tiene también su representación en esta luctuosa lista de doctorados en la Feria de San Miguel de Sevilla. Manuel Báez “Litri” era tal vez el más auténtico de toda la dinastía. El público estaba con él, apreciaba su labor esforzada frente al toro, con faenas emocionantes y frenéticas de valor. También tomó su alternativa en la Feria de San Miguel, un 28 de septiembre de 1924. Fíjense que cosas, el padrino fue Chicuelo y Pablo Lalanda el testigo. El 11 de febrero de 1926, durante la corrida regia (asistían a ella los Reyes de España) celebrada en Málaga, el toro Extremeño, del marqués de Guadalest le hirió gravemente. El 18 de febrero (siete días más tarde) moría de gangrena después de haber sufrido la amputación del miembro herido, la pierna.
Suma y sigue. Pascual Márquez debía tomar también la alternativa en la Feria de San Miguel del año 1936. Todo estaba acordado pero la guerra civil impidió la ceremonia y se aplazó hasta mayo de 1937, también en Sevilla. El 18 de mayo de 1941, el toro Farolero de Concha y Sierra, hirió gravemente en el pecho a Pascual que murió el día 30 del mismo mes.
Joselito Huerta recibió la alternativa igualmente en la Feria de San Miguel de 1955. En 1968 fue herido de extrema gravedad en El Toreo de Cuatro Caminos. Repuesto del percance que le pudo matar, un aneurisma cerebral, que a duras penas superó, precipitó su retirada.
José Eslava Cáceres, en los carteles “Pepe Cáceres”, también se doctoró en la mencionada Feria de San Miguel, el 30 de septiembre de 1956. Al igual que Joselito Huerta, de manos del maestro Antonio Bienvenida. Su brillante carrera duró treinta años. El 20 de julio de 1987, en la Plaza de Sogamoso, en Colombia, a unos 200 kilómetros de Bogotá, alternando con el rejoneador Dayro Chica y el cordobés Antonio José Galán, el toro Monín (Santiago era su nombre original), de la ganadería de San Esteban de Ovejas, lo clavó contra la barrera como a Granero y le abrió el pecho como a Flores. “Pepe Cáceres” murió el 16 de agosto a causa de las heridas. Tenía entonces 52 años.
El mexicano Eduardo Liceaga, una gran promesa para el toreo, también estaba contratado para tomar la alternativa en Sevilla en la Feria de San Miguel en 1946. Todo estaba atado y previsto incluso con los carteles impresos, los contratos firmados... pero el toro Jaranero de la ganadería de Concha y Sierra (que en la actualidad es propiedad de los Litri) lo impidió antes, concretamente el 18 de agosto en la Plaza de San Roque (Cádiz).
Estas son las estadísticas reales: cifras, fechas, datos y referencias. Son los eslabones de una cadena que, fatídicamente, pasa siempre por la Feria de San Miguel de Sevilla, creando una nueva leyenda negra donde menos uno se lo puede imaginar. Habrá quien me pueda decir que todos estos son puras coincidencias y no le faltará razón. Estoy seguro que otros muchos toreros habrán tomado la alternativa en Sevilla y en esas fechas y no les ha pasado nada. De igual manera que muchísimos toreros han matado y matarán “miuras” sin sufrir la trágica suerte del pobre Manolete. En todo caso, y como se suele decir... no hay que creer demasiado en supersticiones... ¡porque eso trae mala suerte!....

SIMPLEMENTE... ¡GRACIAS!


Por Pedro Julio Jiménez Villaseñor
Para mi es muy importante el ser agradecido en esta vida, que quienes nos rodean sepan que los tenemos presentes y así cada uno de ellos ira tomando su lugar en “el departamento” interno que todos tenemos destinado para nuestros sentimientos. En el subconsciente que jamás podremos manipular.
Muy cierto aquello de que “cada quien habla de la feria según le va en ella”, sin olvidarnos que nosotros mismos arquitectónicamente vamos formando nuestras vidas. Siento como necesario escribirlo, compartirlo con ustedes ahora que estoy por cumplir seis años de que Ramiro Luévano López, propietario y director de Página 24, Aguascalientes, Zacatecas y Jalisco, me invitara como colaborador taurino en sus diarios, fue él quien hizo posible que se realizara algo que siempre quise, escribir.
Por la forma en que me trató me dio tiempo para corregir errores, le escuché y acepte sus palabras y nunca objetare que gracias a él estoy en esto, solo repito que no soy periodista, la verdad ni escritor, solo comparto mis ideas, gustos, criterio, algo de lo que he visto y aprendido en medio siglo de intentar ser un buen taurino, no más.
Posterior a eso conocí a Alfredo Florez, propietario y director de www.toriles.com, de México, Distrito Federal, y él fue quien me permitió ingresar “a la brujería” del medio cibernético. Lo de Alfredo es muy especial, él conocía mis inquietudes de tener un espacio propio, www.noticierotaurino.com, y sin sombra de envidia me aceptó, antepuso su afición a intereses mal fundados.
Después de formar mi espacio, las puertas de Jaén se me abrieron por medio de otro sano amigo, Juan Muñoz, propietario y director de www.nuetrojaen.com, y la historia se repitió con él al aceptar mis escritos. Noto en Juan a un hombre tan íntegro de criterio como los anteriores, no tuvo el menor empacho en conectarme con Ignacio Rubio Gómez y ahora “Nacho” me envía oportunas notas que incrementan los lugares de ambos.
Seis años pasan rápido cuando se hacen las cosas con agrado, con el interés de ir descubriendo nuevos horizontes, de aprender cosas nuevas, nuevos amigos, de notar que de inmediato ellos mismos nos aceptan como somos, que nos han dado la mano y por lo mismo nos obligan a ser fieles, leales, y unirnos al mismo fin, divulgar y defender nuestros gustos.
Con Antonio Girol, propietario y director de www.gentetorera.es, de la majestuosa Granada, me llevo de maravilla, contradicciones pocas, dadas vía nuestros gustos a la belleza femenina, y a pesar de todo insisto que “mí” Penélope es más guapa que “su” Paz. En lo taurino todo “en santa paz”.
La seriedad de Javier Adrados, www.elalbero7.com, de Colombia, me da una oportuna información de los que acontecen por esa sureñas tierras y con nuestro intercambio escrito leen por allá algo que desde Aguascalientes hacemos con bastante agrado, estamos todos en una coherencia taurina aun con los diferentes puntos de vista, normales en este mundo tan amplio.
Desde Puebla Oscar Mejía incluye esta columna en el blog de su propiedad y dirección, “En Los Medios”.
El matador de toros Mario Carrión me autoriza a tomar algunos de sus escritos en ingles desde “Mi Mundo del Toreo”, de su dirección y propiedad.
Palabra que nunca se ha dado un malentendido, el respeto de gustos va por delante, cero protagonismos personales, esto nos queda muy claro a todos, de ahí nuestras excelentes relaciones y de formula brillantemente simple, respeto mutuo.
Lo que es cierto es que evado mencionar amigos lectores por su nombre, me da miedo omitir a alguno y no es correcto, ellos saben quienes son, los que tanto me han motivado y conocen que a pesar de ser brusco al escribir, tengo admiración y respeto a los diferentes criterios.
Apenas ayer les decía que ahora agrandamos nuestro gusto de hacer amigos, Gabriela Guevara, poblana propietaria y directora del blog, “Pasifae y los Toros”, y Rafael González Zubieta, “El Zubi”, sevillano director y propietario del blog “Larga Cordobesa”, nos han permitido incluirlos en esta lista y a todos por igual saben que les agradezco me ayudaran a acrecentar, agregar y empatar, el vicio taurino y el de la escritura, para ellos... SIMPLEMENTE... ¡GRACIAS!... Nos Vemos.

GRACIAS GABY, GRACIAS RAFA, GRACIAS A AMBOS.


Aun teniendo todo lo que podemos desear en esta vida, es muy bonito y reconfortante ser tomado en cuenta, es el caso de quien escribe. A medias solamente, no tengo todo lo que deseo, más allá de lo que para mí es primordial, mi familia, mis tres adorados hijos, mis tres adorados nietos, y la ilusión del que viene en camino, ¡pa´que demonios quiero más!.
Sin embargo no olvido que para seguir en la brega es indispensable tener vitaminas, fertilizantes que nos ayuden a pelearle a esta re´canija vida y ella llega con los amigos sinceros, con los que creen en uno, y hoy me siento honrado de que la poblana Gaby Guevara y el sevillano Rafael González Zubieta, “El Zubi”, de los que ya les he platicado, me hicieran la invitación de manera oficial a unirme a sus páginas, “Mano a Mano”, “Pasifae”, y “Larga Cordobesa”, blog que vale la pena visitar.
Gaby y Rafael, “Zubi” y Gaby, gracias por su invitación y aceptación.

En México también: ALGO DEL “RIDICULUM” DEL DIPUTADO VARGAS SÁNCHEZ... ÉL APALEO A SU PROPIA MADRE

Por Pedro Julio Jiménez Villaseñor

El “Dipuporro”, así le han llamado, del PRI, Alan Cristian Vargas Sánchez ha propuesto, a sus colegas de camarilla, que se promulgue una ley en la que se prohíban las corridas de toros en este país tan lleno de desempleados. El “ilustre” ex porro tiene historia no muy ilustre, he tomado fragmentos de notas de varios medios para conocer más sobre este sujeto, he aquí, poco, de lo que he encontrado de sus fechorías, ni a su madre ha respetado, transcribo tal cual copio.
Lo dijo Milenio el 22 de septiembre pasado... Ciudad de México.- Cristian Vargas, diputado local del PRI, rechazó romper una puerta de la Asamblea Legislativa de forma violenta al justificar que se trato de un tropiezo. “Mi pequeño peso rompió la puerta”: Cristian Vargas. El diputado local del PRI, rechazó romper una puerta de la Asamblea Legislativa de forma violenta al justificar que se trato de un tropiezo. Sin embargo, admitió estar “molesto” porque la Comisión de Gobierno de la ALDF le negó una audiencia y aún no le entregan su oficina en la sede del zócalo.
Aunque más tarde se contradijo: “pedí al personal que me abrieran, nadie me quiso abrir. La Comisión de Gobierno no me quiso atender y tuve que romper la puerta ¿Cuánto es? Mándeme la nota, la cuenta lo que sea, yo no necesito llegar a la dieta para pagar”. Y una más, esta es de Televisa.
México, oct. 8, 2009.-En plena comparecencia de la secretaria de Medio Ambiente, Martha Delgado, ante el pleno de la ALDF, el diputado del PRI, Christian Vargas Sánchez, provocó un conato de violencia en las escalinatas del recinto legislativo.
El diputado local del Partido Revolucionario Institucional (PRI) quiso arrebatar una bicicleta a dos de los acompañantes de Delgado para introducirla a la sesión.
Mientras la funcionaria iniciaba su comparecencia, a la cual llegó con una veintena de personas en bicicletas que estacionaron en las escalinatas, el priista salió y arrebató el vehículo al personal de logística de Martha Delgado, quienes las custodiaban. Y una más, esta es de Excélsior.
El diputado Alan Cristian Vargas Sánchez tiene una averiguación previa radicada en la Coordinación Territorial Gustavo A. Madero 7, por violencia intrafamiliar con número FGAM/GAM-7/T1/974/08-04.
El documento, en poder de Excélsior, revela que la denuncia fue levantada por la propia madre del diputado, Maricela Sánchez Téllez, quien acusa a su hijo y a su esposo, Roberto Vargas Galván, de 52 años, de intentar golpearla y de insultarla constantemente. Los hechos ocurrieron el 29 de abril de 2008.
Pues ahora ya sabemos la clase de políticos que tenemos, con ellos es imposible crecer. Mejor dicho, siempre lo hemos sabido, nunca nos hemos defendido que es muy diferente y, ahora, por lo que a lo taurino toca, un golpeador de su propia madre se compadece de los “pobres animalitos”. ¡Que poca...!.
Lo dijo el mismo asambleísta... “No puedo ser porro, nunca estudie”. Que se puede esperar de un excelente alumno de la tal Gordillo, la inventora de la peligrosísima “influencia”. De un tramposo atleta como Madrazo, los celos lo corroen y ante la falta de materia gris, se deja ver haciendo estupidez y media, pobre del partido que lo acoge, ningún taurino votara por algo que huela a esos solapadores... Nos Vemos.
Mi correo es pedrojuliojmzv@hotmail.com.

sábado, 23 de enero de 2010

De la legua que los taurinos recorremos...

Luego de la primera tarde de toros uno ya no vive igual, el mundo como que se disloca, como que sufre un desgarramiento con lo inmediato, lo inmediato cobra otro color, color "oro y pelo de toro" que va y viene como una danza de pasos peligrosos. Y ese peligro es el que queda tras salir de toriles, con toda su fuerza, el primero de la tarde. Después... el romaneo, la fiereza... la bravura espléndida de un toro que arremete contra una pared amarillenta que jadea y apenas se mueve.  El dolor queda fijo en la estampa torera del picador y su jaca. Y seguimos memorizando. El vuelo circense del tercio acrobático, el Par de Calafia, las tablas, los pitones duplicados... Luego, el trapo rojo que jadea con el viento, que nos embruja, nos duerme, nos impulsa a seguirlo como lo sigue el toro que va templado.
El temple señores, el temple es lo más espiritual de la Fiesta, es la culminación del rito.
Hoy sin zapatillas, ni montera, ni lentejuela alguna camino en el callejón que parece apretujarme, la verdad es que no soy torera, pero igual me lo imagino, Porque sigo en el tendido, tarde a tarde, casi religiosamente... entendiendo poco a poco por qué Pasifea se enamoró de aquel toro blanco que Zeus regaló a Minos...

El hermoso toro blanco... válgame! estoy divagando mucho.

Desde México: HASTA MEDIADOS DE FEBRERO LAS NOVILLADAS EN AGUASCALIENTES


Por Pedro Julio Jiménez Villaseñor

Al parecer la temporada local de novilladas inicia hasta el llamado día del amor y la amistad, ocho días mas tarde de lo inicialmente planeado. 14 de febrero pues, sonaran parches y metales para que la plaza “San Marcos” vuelva a abrir sus puertas y el futuro de la fiesta aparezca envuelto en tonalidades entre seda de ilusiones y esperanzas.

Por lo mismo insisto. Debemos de asistir, no esperemos ver anunciado a “Manolete”, menos a Juan Belmonte o a Silverio Pérez, veremos a novilleros que es posible les notemos infinidad de carencias, les aflorara el verdor, están comenzando algunos y bastara solo con que demuestren actitud, valor, vergüenza, la técnica y sitio la irán adquiriendo al sumar las fechas que obtengan gracias a la disponibilidad mostrada y está nosotros debemos de avalarla con eso, con asistir.

CUIDADO AL VOTAR PRÓXIMAMENTE POR NUESTROS “ILUSTRES” GOBERNANTES

Pues no queda la menor duda que algunos de nuestros diputados tienen cubierto su cerebro con papel carbón, papel pasante y no más. Lo de un tal diputadete Vargas.

A varios de ellos resulta que un analfabeto les leyó que por Barcelona quieren acabar con la fiesta brava y de inmediato tomó la iniciativa como propia y ahora aspira a colgarse medallas más “balines” que un billete de dos cincuenta. Y no estoy mal, una persona analfabeta sabe más que muchos diputados y si alguno lo duda bastara que vea como esta un país como el nuestro, un país tan mal que aun les pese a los señores diputados, ¡¡¡ESTA PARA EL ARRASTRE!!!.

Debemos de tener mucho cuidado con la situación que estamos viviendo, el horno, México, no esta para bollos. El PRI, “patria” del inteligente diputado debe de tomar cartas en el asunto, queremos soluciones, no babosadas, como la ídem del señor Vargas, el de la “brillante” idea de quitar medios de empleo, los productores de trabajo del que da para tortillas. Viene al caso lo siguiente ya que como dijo Alberto Einstein en los momentos de crisis: “Sólo la imaginación es más importante que el conocimiento”, imaginen ellos que no votaremos ya, que “nos comeremos” las papeletas en las próximas elecciones, mejor leamos.

LEYENDA CON AGILIDAD MENTAL

Cuenta una antigua leyenda, que en la Edad Media, un hombre muy virtuoso fue injustamente acusado de haber asesinado a una mujer, en realidad, el verdadero autor era una persona muy influyente del reino y por eso, desde el primer momento buscaron a un "chivo expiatorio" para encubrir al verdadero culpable. El hombre fue llevado a juicio, ya conociendo que tendría escasas o ninguna oportunidad de escapar al terrible veredicto: ¡LA HORCA!.

El Juez, también cómplice, cuidó de dar todo el aspecto de un juicio justo y por esta razón le dijo al acusado: “Conociendo tu fama de hombre justo y devoto del Señor, vamos a dejar en manos de Él tu destino. Vamos a escribir en dos papeles separados las palabras culpable e inocente.

Tu escogerás uno de ellos y será la mano de Dios la que decida tu destino”, por supuesto, el funcionario corrupto había preparado dos papeles con la misma leyenda: “CULPABLE” y la pobre víctima, aún sin conocer los detalles, se dio cuenta que el sistema propuesto era una trampa. No había escapatoria. El Juez conminó al hombre a tomar uno de los papeles doblados. Éste inspiró profundamente, quedó en silencio unos cuantos segundos con los ojos cerrados pensando, y cuando la sala comenzaba ya a impacientarse, abrió los ojos y con una extraña sonrisa, escogió y agarró uno de los papeles y llevándolo a su boca, lo engulló rápidamente. Sorprendidos e indignados los presentes, le reprocharon airadamente. Pero... ¿Qué hizo?... ¿Y ahora?.... ¿Cómo vamos a saber el veredicto?. Es muy sencillo respondió el acusado, “Es cuestión de leer el papel que queda y sabremos que decía el que yo escogí”... Nos Vemos.

viernes, 22 de enero de 2010

LAS DIEZ ALTERNATIVAS QUE DIO ‘JOSELITO’, MARCADAS POR LA MUERTE, EL INFORTUNIO Y EL FRACASO


En la foto Joselito otorga la alternativa a Dominguin

Por El Zubi
El tiempo aporta a la Historia el valioso elemento de la reflexión y el análisis de los hechos acaecidos en una determinada época, para sacar conclusiones que los contemporáneos de esos hechos no tienen la capacidad de ver y analizar con objetividad, y cuyas consecuencias sólo pueden ser deducidas por la reflexión y el análisis y la casualidad, tres elementos que aporta precisamente el paso del tiempo (mirar bajo el prisma del tiempo) y que nos llevan a unas conclusiones a veces sorprendentes. Este es el caso de José Gómez Ortega “Joselito El Gallo”, el Rey de los Toreros, un hombre marcado por la tragedia y la muerte. Admirado y envidiado en vida por su éxito, inmenso arte y talento como torero, sin embargo siempre estuvo marcado por el mal “fario”. Mala suerte en el amor y en la vida, por la incomprensión y la exigencia delirante de los públicos, y aunque fue considerado el Rey de los Toreros, en la flor de la vida con 25 años. Curiosamente las diez alternativas dadas por Joselito estuvieron también marcadas por la mala suerte, pues la muerte y los infortunios acompañaron a sus protagonistas. Sólo dos de ellas llegaron a buen puerto aunque no como toreros. Cinco de sus apadrinados cayeron como él en los ruedos muertos por las astas de los toros: Ballesteros, Ernesto Pastor, Varelito, Felix Merino y su cuñado Ignacio Sánchez Mejías. Juan Luis de la Rosa cayó asesinado en Barcelona en 1937 durante las revueltas callejeras en plena guerra civil. Pacorro murió en la miseria más absoluta, Angelete, terminó inválido por una gravísima cornada y un desafortunado accidente, y sólo acabaron medianamente bien Camará y Dominguín, aunque estos solo triunfaron como apoderados de toreros y no como matadores de toros. Ambos desde luego, fracasaron como toreros aunque al menos conservaron la vida, lo que les valió para triunfar en el planeta de los toros como apoderados y empresarios taurinos, con Manolete el primero y con Luis Miguel el segundo, con los que marcaron una época en lo que al apoderamiento de toreros se refiere, pues fueron y son un referente histórico de cómo deben de hacerse estas cosas y de cómo serian en adelante las relaciones entre los toreros y sus representantes.
Pero demos, si les parece, un breve repaso a los episodios que marcaron las vidas de cada uno de estos infortunados que fueron signados en sus destinos por los designios de Joselito. En primer lugar los cinco toreros apadrinados por el de Gelves que murieron por asta de toro:
Florentino Ballesteros Solsona, zaragozano, estuvo sólo un año en el escalafón de matadores de toros. El 13 de abril de 1916 tomó la alternativa en Madrid, de manos de Joselito, alternando con ellos Francisco Posada, con toros del Conde de Santa Coloma. El toro de la alternativa se llamaba “Campanario”. El 22 de abril de 1917 torea en Madrid, junto a Joselito y Manuel Mejías “Bienvenida”. El toro de Benjumea de nombre “Cocinero”, berrendo en castaño, le corneó en el pecho al torear de capa, falleciendo en la madrugada del día siguiente.
Ernesto Pastor Lavergne, hijo de mexicano y francesa, nacido en Puerto Rico. Le dio la alternativa Joselito en Oviedo el 17 de septiembre de 1919. Dos años más tarde, el 5 de junio de 1921 torea en Madrid y al muletear a “Bellotero”, del hierro del Marqués de Villagodio, fue prendido por el muslo derecho, sin que el espada pasara a la enfermería hasta dar muerte al astado. Se le apreció una cornada de 12 centímetros a la que no se le concedió la debida importancia. Se le infectó la herida y hubo de ser operado de urgencia al día siguiente. Murió un día después de una septicemia.
Manuel Varé García “Varelito”, sevillano y trianero. Tomó la alternativa en Madrid un 26 de septiembre de 1918, la misma tarde en que recibía tal investidura Domingo González “Dominguín” también por Joselito. El toro de la alternativa fue “Flor de Jara”, negro zaino, de García de la Lama, en una tarde arrolladora de Joselito que actuó como padrino de ambos toreros. El 21 de abril de 1922 torea en Sevilla. Al estoquear al toro “Bombito” del Marqués de Guadalest, Varelito fue herido de suma gravedad en el recto, muriendo el 13 de mayo.
Felix Merino Obanos, natural de Valladolid. Tomó la alternativa en Madrid de manos de Joselito y como testigo, Juan Belmonte, un 16 de septiembre de 1918. Su carrera fue de más a menos, renunciando a la alternativa en 1926, para torear como novillero. En 1927 acudió a torear seis toros de Palhá a Ubeda (Jaén) junto a José Iglesias y el “Sanluqueño”. El primer toro alcanzó a Merino al saltar la barrera y le dio una tremenda cornada en el muslo derecho. Trasladado a Madrid al Sanatorio del Perpetuo Socorro, murió dos días después a causa de una asistólia.
Ignacio Sánchez Mejías, tomó la alternativa en Barcelona un 16 de marzo de 1919, alternativa que le confirmó el mismo Joselito en Madrid el 5 de abril de 1920, un mes antes de que el gelveño muriera trágicamente en Talavera. El 11 de agosto de 1934 torea Ignacio en Manzanares junto al rejoneador Simao da Veiga, Fermín Espinosa “Armillita Chico” y Alfredo Corrochano, con toros de la ganadería de los Hermanos Ayala. El toro “Granadino” corneó en el muslo derecho a Ignacio al pasarlo por alto sentado en el estribo de la barrera. Murió de una gangrena gaseosa dos días después en un hospital de Madrid.
Hubo tres toreros apadrinados por Joselito que estuvieron marcados por el infortunio y la mala suerte a pesar de no morir por asta de toro: el jerezano Juan Luis de la Rosa de la Garquen, tomó la alternativa el 28 de septiembre de 1919 en la feria de San Miguel de Sevilla. En 1938 en plena Guerra Civil, murió asesinado a tiros en las calles de Barcelona, en circunstancias aun no esclarecidas, al parecer por unos revolucionarios, pocos días antes de que la capital catalana fuera liberada por las tropas de Franco.
Al sevillano Francisco Díaz Pérez “Pacorro” le dio Joselito la alternativa un 11 de agosto de 1918 en San Sebastián, con toros de Murube. Su carrera ilusionante y prometedora se apagó pronto con las cogidas y la mala fortuna. Renunció a la alternativa en 1924, aunque tampoco le acompañó la suerte como novillero pues torea muy pocas veces hasta ser olvidado totalmente por la afición. A partir de 1929 se le puede considerar prácticamente retirado de la profesión. De ser un niño prodigio en los ruedos pasó en pocos años a morir en Sevilla en la miseria más absoluta.
Angel Fernández Pedraza “Angelete”, fue un torero extremeño de Baños de Montemayor (Cáceres), que tomó la alternativa de manos de Joselito el 12 de septiembre de 1917 con el toro “Gitano” de Coquilla. En 1926 se retiró definitivamente de los toros tras una carrera llena de altibajos, pasando por la profesión con más pena que gloria. Se aleja de los ruedos cuando ya está completamente inválido.
Nunca se recuperó de una cornada en el pecho recibida en Tetuán, ni de la lesión que se produjo en 1920 en Ciudad Juárez (México), donde se cortó con el estoque la mano, herida tan grave que estuvo a punto de costarle la amputación de este miembro que ya nunca recuperó su movilidad.
Fracasaron como toreros los dos apadrinados que aún quedan. En primer lugar José Flores González “Camará”, cordobés a quien Joselito dio la alternativa el 21 de marzo de 1918 en Madrid, con el toro “Amargoso” de Benjumea, actuando como testigo Saleri II. Tras tener en 1920 un bajón impresionante en su carrera abandona los ruedos dos años más tarde (1922). Pocos años más tarde sería muy famoso como apoderado de “El Monstruo” Manuel Rodríguez “Manolete”, faceta en la que sin duda marcó época, modelo y referente para el futuro del apoderamiento de toreros.
Por último Domingo González Mateos “Dominguin”, toledano de Escalona. El 26 de septiembre de 1918 se doctora de la mano de Joselito en Madrid, con el toro “Agujito” de la ganadería de Contreras. En 1921 comienza a bajar su cotización como torero y en 1925 deja el traje de luces para regir los destinos de su hijo Luis Miguel Dominguin, y como empresario taurino, además de apoderar también a toreros como Domingo Ortega y Joaquín Rodríguez “Cagancho”.

miércoles, 20 de enero de 2010

MAYO, UN BUEN MES PARA MORIR EN LOS RUEDOS


Por El Zubi

Es curioso como en el mes de mayo, un mes que no es precisamente cuando se dan mas corridas de toros en nuestros país, sea como la tradición y las estadísticas demuestra, la época del año en que mas toreros han muerto en los ruedos según recogen las coplas, las estadísticas y la historia de la Tauromaquia. Hace años que publiqué en la revista taurina de Córdoba “La Montera” una serie de reportajes a través de los cuales conocimos casi todas las muertes de los toreros que cayeron en los ruedos, victimas de la Fiesta. Fruto de esa serie de historias dramáticas contadas y de la curiosidad periodística que me obsesiona en ocasiones, surge hoy este breve reportaje en el que la reflexión, la observación o la casualidad, nos indica que mayo es el mes en que la muerte acecha en los ruedos. Que da la impresión de ser un mes que tiene mal fario para los toreros. Un mes que ha formado en la historia del toreo un siniestro capítulo de dramáticas coincidencias, que aunque sea brevemente, conviene recordar y dejar escritas.
En mayo, por ejemplo, perdió la vida el creador de la tauromaquia histórica Pepe-Hillo,. Murió también el paradigma del valor, Manuel García “Espartero”. También el diestro, que dicen, fue el más guapo de la historia, Julio Aparici “Fabrilo”; el príncipe de los toreros, Joselito “El Gallo”, el torero violinista Manuel Granero, el maestro con el capote Francisco Vega de los Reyes “Curro Puya”, y los sevillanos Varelito y Pascual Márquez, este último fue el primer torero muerto en los ruedos después de acabada la guerra civil. Todas estas muertes han sido fuente de inspiración para poetas, pintores y artistas, y con sus dramáticas muertes contribuyeron de alguna forma a engrandecer el acervo cultural de la Fiesta. Todos ellos han sido merecedores de coplas populares, romances, versos emocionados y recuerdos imborrables. Vamos por tanto a dar un conciso repaso a todos los casos que hemos mencionado y a otros muchos más, sin entrar demasiado en profundidades.
Pepe-Hillo encontró la muerte en Madrid con un toro de Peñaranda de Bracamonte (Salamanca) de nombre Barbudo, que le clavó el pitón en el vientre y lo mantuvo en el aire durante un minuto, y según cuentan las crónicas de la época, le destrozó “en menudas partes cuantas contiene la cavidad del vientre y pecho además de diez costillas fracturadas”, hasta que lo soltó en tierra inmóvil y prácticamente sin vida. Pepe-Hillo fue inmortalizado nada menos que por Francisco de Goya y Lucientes.
Antonio Romero y Martínez, hermano del famoso Pedro Romero, murió en Granada el 5 de mayo de 1802. Lo mató el toro Ollero de la ganadería de Tous. El utrerano Francisco Herrera “Curro Guillén”, que según dicen de él los libros de historia, era el torero mejor pagado de aquella época, y como a otros muchos toreros, fueron los públicos quienes le llevaron a la muerte. Fue en Ronda el 21 de mayo de 1820. Para demostrar su valentía citó a matar recibiendo y el toro le prendió. Se fue andando hacia la enfermería pero falleció nada mas llegar al callejón. A Manuel García Cuesta “Espartero” lo mató un toro de miura de nombre Perdigón, colorado ojo de perdiz, un 27 de mayo, y ocurrió al entrar a matar a volapié por segunda vez, que el toro lo enganchó por el vientre y murió a los veinte minutos. La muerte de este torero lo cantó mucho con sus poemas el poeta Fernando Villalón.
La muerte del valenciano Julio Aparici “Fabrilo” fue otro de los caídos en mayo y Joselito “El Gallo”, que como se sabe, le dio la muerte la negra sombra de Bailaor en Talavera de la Reina. Su sucesor en arte, gracia y torería fue el torero violinista y también valenciano Manuel Granero, al que una pitonisa, como ya conté en su día, le pronosticó que moriría por asta de toro un 7, un 14 o un 21 de mayo. Murió el 7 de mayo de 1922 de la manera más trágica que haya muerto jamás ningún torero. El sevillano Manuel Varé “Varelito”, apadrinado por Joselito, fue cogido por un toro de Guadalest el 21 de abril, aunque murió a consecuencia de esa cornada en la región anal un 13 de mayo. También trágica y dolorosa fue la muerte del gitano Francisco Vega de los Reyes “Curro Puya” el mejor capoteador de todos los tiempos. Decían de él que con el capote paraba los relojes, de lo lento que lanceaba. Fue cogido el 31 de mayo de 1931 por el toro Fandanguero, y su terrible agonía duró hasta el 14 de agosto en que por fin murió. Aquel día alternaban con él dos toreros de tronío Manuel Jiménez “Chicuelo” y Marcial Lalanda. Fue el torero sevillano Pascual Márquez, el último matador muerto en el mes de mayo, según mis estadísticas. Fue en Madrid un 18 de mayo de 1941, con toros de Concha y Sierra. Al lancear con el capote, el viento lo descubrió y quedó a merced del toro, que le dio una cornada en el pecho que le dejó al descubierto el corazón. Aquel día toreaban con él el vallisoletano Fernando Domínguez y Rafael Vega de los Reyes “Gitanillo de Triana”. En mayo también murieron varios novilleros: Francisco Verde “Tato de Toledo” el 28 de mayo de 1891. Estaba como espectador en el callejón, saltó la barrera un toro y lo mato allí de una cornada.. El 14 de mayo de 1894 en Avignon (Francia) murió Nicolás Malet y el 20, el sevillano José Noriega “El Castizo”. También en mayo murieron otros aspirantes a la gloria, como Vicente Gandía “El Chufero”, en la plaza de Zaragoza. El valenciano Tomás Ferrando “El Ches” muerto en Robledo de Chavela; Julio Pellicer, el sobresaliente de espada Miguel Perea “Parraíto”, Rafael Navarro “Navarrito”, que era de Huelva, que fue cogido en la plaza de las Arenas de Barcelona. El bilbaíno Lorenzo Oceja “Ocejito”, Martín Basauri “Pedrucho II”. El onubense Pedro Carreño Martínez, muerto por un miura en Huelva. También cayó en mayo el novillero de Medina del Campo Juan Matos Gay “Panojita”, que murió en Aguasal (Valladolid). Manuel Baeza Muñoz, en Valencia. Rosendo Álvarez, mexicano muerto en Temak. Rafael Martín Vigara “El Zorro”, de Almadén y muerto por cornada en Barcelona en 1958 y el colombiano Antonio Osorio, muerto al poner un par de banderillas en Venadillo (Colombia) en el transcurso de un festival.
Cualquier aficionado a la copla y a los toros debe de coincidir por tanto conmigo, en la negritud cronológica del mes de mayo, cantado en muchas coplas y romances de valentía. Un mes como digo, con mal fario pues, repito, según las estadísticas ha sido el mes más lúgubre para la tauromaquia. Estoy seguro que todo esto ha debido de ser una pura coincidencia o tal vez algo relacionado con los astros, o tal vez porque los toreros aun nos están muy rodados en sus temporadas y se esfuerzan por hacer acopio de mérito... cualquiera sabe. Pero la historia es esta que yo les he contado y ahí están las estadísticas. Parece que mayo es un buen mes para morir en los ruedos.

martes, 19 de enero de 2010

CURIOSIDADES TAURINAS... FECHAS


Por Pedro Julio Jiménez Villaseñor

Fue en la plaza de Orizaba, Veracruz, un 25 de enero de 1946, alternando con Manuel Rodríguez, “Manolete”, y Fermín Rivera, cuando el bien llamado “Poeta del Toreo”, don Alfonso Ramírez Alonso, “El Calesero”, hizo que los compases de nuestro Himno Nacional se escucharan en dicho coso. La emoción que despertó en el músico director de la banda fue la causa de la falta de respeto, misma que dijo en la comisaría la repetiría de volver a ver faena tan sublime.
Por cierto que don Alfonso siempre se sintió orgulloso de haber nacido en el barrio de “El Encino”, también llamado como “La Tríana” de México, al sur de la ciudad de Aguascalientes y tan solo seis, siete cuadras del centro, lugar por aquellos años lleno de huertas y enormes casas, irónicamente fue un toro de “Mimiahuápam” el que le infirió siete cornadas en aciaga tarde en “El Progreso” de Guadalajara y de nombre... “Trianero”. Esto hizo quedar mal a “El Guerra” por lo de su famosa frase... “A los toreros se les sale el miedo por los hoyos de las cornadas”.

En el coso de “Las Ventas” de Madrid, y en 1935, resultó herido el novillero Félix Almagro, primero en la historia de esa plaza, años después, el mismo novillero sería el primer muerto por asta de toro en el ruedo venteño. Sin embargo...
El 18 de mayo de 1941, un toro de “Concha y Sierra”, hiere mortalmente en el pecho al diestro Pascual Márquez. Es el único matador de toros muerto en la plaza de “Las Ventas”.
El mismo ruedo fue recorrido un 31 de Julio de 1955 por un picador de la cuadrilla nacido en el barrio bravo de Tepito, Jaime Bravo, Sixto Vázquez. Esto se da gracias al excelente quehacer del montado mexicano, primera vuelta al ruedo en plaza tan bien valorada por todos.

Fue un 16 de febrero de 1975 cuando Antonio Lomelín se encontró con “Bermejo”, de “Xajay”, que le descubrió el paquete intestinal al intentar poner un par de banderillas “al cambio”. Antonio, con etiqueta de valiente, me contó cierta tarde que... “Toreaba en Barcelona, Manuel del Pozo, “Rayito”, que me apoderaba en España, regresó del sorteo y me informó que me había tocado el toro mas chico de la corrida y saldría en primer lugar de mi lote, tranquilo me vestí y llegue a la plaza, ahí volví a la realidad cuando se anunció la salida “del mas chico”, pesaba 620 kilos”. En la plaza “México” actuó 40 tardes, cortando 16 orejas y dos rabos e indultó a un toro de “San Martín” el 25 de mayo de 1982.

Era “Ayala” el toro bautizado como “Buen Mozo”, que en la temporada del año de 1960, en “El Toreo de Cuatro Caminos”, infirió grave cornada a Carlos Vera, “Cañitas”, a causa de la cual hubo de amputársele la pierna derecha al valiente torero.

Leemos y releemos esas viejas revistas taurinas para nosotros invaluables, verdaderos tesoros para acordarnos de lo que escuchábamos a nuestros mayores. No negamos que hay momentos que cerrando los ojos soñamos e imaginamos las gestas de nuestros antepasados, de esos toreros que amaban su profesión, que las cornadas y malos ratos parecían unas verdaderas podas a su carácter.
El ejemplo palpable es nuestro paisano, “Calesero”, las cornadas de “Trianero” fueron en el ecuador de su vida profesional y eso es admirable. Mucho se hablaba de un supuesto romance entre él y el miedo y sin embargo don Alfonso escribió posteriores gloriosas páginas que aderezó con clase y arte. Ya les continuaremos compartiendo estos recuerdos, estos datos, estas historias tan impregnadas de celos, de envida por no haberlas vivido... Nos Vemos.
 
EspaInfo: buscador de España