A nuestros lectores...

Mano a Mano se ha enriquecido, hoy presentamos gustosos a nuestra nueva pluma: Pedro Julio Jiménez Villaseñor, esperamos que sea de su agrado y lo disfruten tanto como nosotros.



Un olé para todos.



Pasifae y El Zubi

domingo, 25 de abril de 2010

SEVILLA: LOS MIURA LLEVARON LA EMOCIÓN Y EL MIEDO A LOS TENDIDOS DE LA MAESTRANZA EN LA ULTIMA DE FERIA


Domingo  25 de abril. 18ª y última de Feria. Plaza de la Maestranza: más de tres cuartos de entrada. Se lidiaron 6 toros de la ganadería de Eduardo Miura (Lora del Rio. Sevilla) y un sobrero del Conde de la Maza.  La corrida estuvo muy bien presentada. Toros con peligro, complicaciones y emoción. Abrieron plaza: José Pedro Prados “El Fundi” (fuerte ovación y saludos desde el tercio y ovación y saludo desde el tercio), Juan José Padilla (aplausos y saludo desde el tercio) y Rafael Rubio “Rafaelillo” (aplausos y fuerte ovación con saludo desde el tercio. Dos avisos).Presidió el festejo Anabel Moreno.
Por El Zubi
Corrida muy complicada para los tres espadas ayer en la última de Feria. La emoción y el miedo estuvieron presentes durante toda la tarde en los tendidos de la Maestranza por los toros de Miura, que apenas si dieron opciones ni siquiera de ser toreados, a no ser por lo que los tres toreros arriesgaron como valientes, tragándole hasta lo indecible a estas alimañas. Y es que el recuerdo del cornalón recibido por José Tomás en Aguascalientes 24 horas antes, revoloteó como un fantasma hasta el último reducto de la plaza. El Fundi, Padilla y Rafaelillo demostraron ayer lo que es ser torero, un oficio seguramente el mas difícil y sacrificado de todos cuantos existen, pues para vérselas con los seis trolebuses que ayer salieron por toriles en la Maestranza hay que tener muchos conocimientos, mucha afición,  valor, mucha cabeza y un corazón de torero enorme. Es lo que tienen estos toros de Miura con este encaste puro y antiguo, que hay que torearlos como se hacía antiguamente, con aquella tauromaquia de dominio, de poder a poder entre el toro y el torero y que debe desembocar  en el triunfo del torero que acaba domeñando al burel. Lo de ayer fue la lucha de tres gladiadores contra siete fieras con muy malas ideas.
José Pedro Prados El Fundi tuvo un merito y un valor enormes con su primero. Un trolebús de 595 kilos de nombre “Majalero”, un toro largo, alto y grande con el cuello muy largo, la cara lavada y muy huesudo. Un bicho enorme. Fundi lo recibió a la verónica en el tercio, entró dos veces al caballo dando cabezazos en los estribos delpicador. Ya en el primer pase de tanteó que el madrileño le dio con la muleta en el tercio, el toro hizo por él. Lo sacó a los medios y por el pitón derecho buscaba al torero. Lo cambió a la izquierda pero el bicho se revolvía como una víbora buscando al torero, alargando el cuello de una manera escalofriante de tal manera que le puso los pitones a milímetros del cuello del torero en varias ocasiones. El toro lo esperaba a cada pase haciéndose el tontorrón y teniendo una embestida muy irregular, pero El Fundi sabía lo que tenia enfrente y estuvo firme con él,  lo doblegó a su muleta  y le pudo la pelea, con habilidad, moral y torería. Y es que ponerse delante de un bicho como estos tiene un mérito extraordinario. Lo mató de una estocada caída en buen sitio y fue premiado por el público con una fuerte ovación y saludo desde el tercio. La afición sevillana supo valorar durante toda la corrida el esfuerzo que los tres toreros hicieron delante de los miuras.
A su segundo lo saca a los medios con una tanda de tres muletazos inverosímiles y uno de pecho, pues torear a estos animales es tremendamente difícil. Le da una tanda con la derecha y comienzan ya oírse esos olés de  la Maestranza que llenan de emoción a los toreros y los hace crecerse. Le dio  una tercera tanda de cinco muletazos y uno de pecho y fue muy aplaudido. Con la izquierda le dio siete naturales, muy despacito, sin violentar ni forzar al toro, que es la única manera de poder hacer algo con estos bichos. Ya se arranca la música pues lo que está haciendo el torero madrileño es de mucho valor y mérito. Y es que entendió muy bien al toro, dándole los tiempos precisos y sacándole una faena de emoción y torería a este toro tan complicado. Tiene la oreja ya en la mano….pero da dos pinchazos que le hacen perder las opciones a cualquier triunfo; recibe el primer aviso y una estocada en todo lo alto y el toro al suelo. Recibió el reconocimiento del público con una fuerte ovación y saludo desde el tercio.
Juan José Padilla recibió a su primero toreándolo muy bien a la verónica, gustándose… le dio cinco lances que fueron muy aplaudidos. El toro parecía que podía ser toreable. En el caballo perdió las manos dos veces y Padilla le colocó tres pares de banderillas de poder a poder, muy aplaudidos. Brindó el toro al maestro Ruiz Miguel que se encontraba en el callejón. Todos pensábamos que iba a haber faena pero fue un espejismo, pues al final al toro le salió la alimaña que llevaba dentro. Le partió la muleta de un tornillazo al inicio de la faena. El toro se revolvió como un perro de presa dos veces seguidas, buscando la barriga del torero. Lo mató de una gran estocada en todo lo alto y recibió los aplausos del público saludando desde el tercio. Su segundo de nombre “Removido” perdía los cuartos traseros, por lo que fue protestado por el público por inválido. Fue devuelto a corrales y salió un sobrero del Conde de la Maza con 610 kilos, de nombre “Cocheroncero”… tan grande como un autobús de dos plantas. El torero no estaba contento con el cambio y mandó que le dieran café al toro en el caballo. Le dieron tres puyazos tremendos. El primero espectacular de Antonio Núñez, que demostró ser un gran caballista. El toro salió del caballo hecho unos zorros y es que el torero lo quería pasadito, pues lo toreó con desgana, la misma que demostraba  el toro conforme iban pasando los minutos pues tenía medias embestidas solamente. Al toro ya no le quedaba nada, salía de los engaños con la cara arriba sin entregarse y con mucha sosería. Al final el toro cantó la gallina y se declaró manso…pero es que le dieron en el caballo barrenazos más que puyazos. Lo mato de una estocada tendida y fue aplaudido.  
El murciano Rafael Rubio Rafaelillo dejó ayer en la Maestranza su nombre por todo lo alto. Recibió a su primero de una larga cambiada de rodillas que sobrecogió de miedo a los tendidos. Paró al toro en el terció y le dio una tanda de verónicas muy buenas que fueron muy aplaudidas. La faena la comenzó sacando al toro del tercio a  los medios y una vez allí comenzó con la izquierda con naturales. En el primer pase el toro casi le quita la cartera. Lo prueba con la derecha y el toro buscaba al torero desentendiéndose del engaño. Prueba otra vez con la izquierda y le robó siete naturales de antología a un toro que era una auténtica alimaña mala. Le saca una tanda de derechazos a base de tragarle al toro lo indecible, tornillazos y cabezazos en cada encuentro. El toro es que se revolvía por piernas y a la salida de un pase de pecho le dio un pitonazo en la axila a Rafaelillo, que acabó lastimado y con una fuerte paliza a base de pitonazos, enganchones, golpes con los cuernos. Tuvo que hacer un esfuerzo sobrehumano para acabar con este toro que no se dejaba matar, y le tapaba la salida al torero y lo buscaba a la salida del embroque. Le llenó los brazos de golpes y cardenales  hasta que después de varios pinchazos logró cazarlo de media estocada. Fue fuertemente ovacionado.
A su segundo, de nombre “Soberbio”, negro bragao de 593 toros lo recibió de una larga cambiada de rodillas en el tercio. El público estaba pasando auténtico mal rato pues la estatura del torero era menor que la del toro, y todo el mundo pensaba que le podía echar mano en cualquier momento. A pesar de eso logró pararlo y darle tres verónicas de antología.  El toro en la muleta daba cabezazos a diestro y siniestro, no obstante repetía y el torero aguantándole mucho al toro logró darle unas cuantas de tandas con la derecha.  Con la izquierda le dio siete naturales y uno de pecho de un mérito extraordinario. Aquello se vino arriba del todo. Rafaelillo le aguantó el tipo delante del toro como un jabato, como un gladiador frente a una fiera.  Cogió de nuevo la muleta con la derecha y logró meter al bicho en el talego pues le dio una tanda despatarrado… sintiéndose la emoción en cada pase y los olés del público que no se podía cree como David le estaba pudiendo a Goliat. Le dio aun otra tanda mas, aguantándole al toro lo indecible. Se dio un atragantón de toro y fue muy aplaudido por su actitud en la cara de “Soberbio”, que al final sacó su nobleza y repitió una y otra vez con su embestida y celo a los engaños de Rafaelillo. El torero ya soñaba junto al público con cortarle la oreja, pero tuvo mala suerte. Dio un pinchazo sin soltar y como la faena había sido larga sonó el primer aviso. Intenta igualarlo pero el miura cada vez que veía montar la espada hacía por él, y se vio en serias dificultades para poder matarlo. Los minutos pasaban y sonó el segundo aviso… y la situación no se solucionaba pues el toro ya sabía lo que le iba a ocurrir. Justo unos segundos antes de que la Presidenta del Festejo sacara el pañuelo para el tercer y último aviso David le dio un estoconazo en todo lo alto a un doblegado Goliat y el toro rodó por los suelos. Todos el público se levantó aplaudiendo de sus asientos, celebrando que no hubiese sonado el tercer aviso, que hubiera sido tremendamente injusto con el trabajo y el esfuerzo realizado en el albero por el torero de Murcia. Recibió una fortísima ovación de un público entregado por completo. Tuvo que salir al tercio a saludar y agradecer los aplausos de la afición de la Maestranza, que ayer si disfrutó  de una emocionante tarde de toros.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
EspaInfo: buscador de España