A nuestros lectores...

Mano a Mano se ha enriquecido, hoy presentamos gustosos a nuestra nueva pluma: Pedro Julio Jiménez Villaseñor, esperamos que sea de su agrado y lo disfruten tanto como nosotros.



Un olé para todos.



Pasifae y El Zubi

martes, 3 de mayo de 2011

SEVILLA 9ª DE FERIA: ESAÚ FERNÁNDEZ TOMA LA ALTERNATIVA Y CORTA DOS OREJAS


Sevilla. Martes 3 de mayo. 9ª de Feria. Plaza de la Maestranza: Lleno. Tarde agradable con viento. Se lidiaron 6 toros de la ganadería de El Pilar (encaste Juan Pedro Domecq). Corrida bien presentada, que dio diferente juego. Abrieron plaza: Morante de la Puebla (silencio,  pitos y un aviso). Manuel Jesús “El Cid” (ovación y saludo desde el tercio, y silencio) y Esaú Fernández, que tomaba la alternativa (oreja y oreja). Presidió el festejo Anabel Moreno Muela.
Por Rafael GONZALEZ ZUBIETA
Corrida interesante la de El Pilar lidiada ayer en la Maestranza. Esaú Fernández, que tomaba la alternativa de manos de Morante de la Puebla, salió por la Puerta Grande del coso del Baratillo que da a la calle Iris, al cortar una oreja a cada uno de sus toros. El nuevo matador de toros de Camas, Esaú Fernández, se mostró toda la tarde muy despierto y tranquilo, haciéndole las cosas muy bien a sus dos toros. Al primero de la tarde lo recibió en toriles con una larga cambiada a portagayola. Tras una lidia muy aseada se llevó a cabo la ceremonia de la alternativa de manos del maestro Morante de la Puebla, actuando como testigo Manuel Jesús “El Cid”. Brindó con emoción su primer toro como matador a su padre que estaba en la barrera. Templó al toro por la derecha, con pases largos y hondos, una tanda larga y de calidad. Tanta que el director de la Banda del maestro Tejera arrancó con la música. Dio dos tanda con la izquierda con los trastos por bajo muy buenas, sacando al toro a la segunda ralla, donde dio otra tanda con la derecha. Sonaba la música pero un agarrón del toro a la muleta, fue motivo para que el díscolo y arbitrario director de la banda del maestro Tejera cortara la música de raíz a golpe rotundo de bombo, como si estuviera dando una regañina al torero. Una fea y mala costumbre la de este polémico músico, que tendría que limitarse a dirigir la banda y no  tomar un estúpido protagonismo que además no le corresponde, ya que con esos cortes violentos que suele llevar a cabo con frecuencia y de forma arbitraria en todas las corridas, condiciona al público creando opinión, molesta al torero que se está jugando la vida y también desconcentra al toro, que siempre mira hacia arriba.  Si este desconsiderado músico quiere dedicarse a la crítica taurina  que pida trabajo en un periódico o en una emisora de radio y se vaya, pero que no venga a la Plaza de Sevilla, como si se tratara de una estrella de la crítica taurina… Catetos y descerebrados los hay en todo el mundo, y en Sevilla hay uno que tiene anhelos de critico taurino y que dirige la banda del maestro Tejera… Como iba diciéndoles, Esaú Fernández dio otra tanda mas con la derecha con lentitud prepara la espada y tumba al toro de una certera estocada. El público premio su labor con una oreja. Es verdad que es un torero aun por hacer que aun tiene carencias, pero tiene personalidad y proyección. Hay que esperarlo.   
A su segundo toro lo recibe también en toriles, de una larga cambiada a portagayola, pues el nuevo torero de Camas venía a darlo todo en el día de su alternativa. Una vez metido el bicho en la tela le dio una tanda de verónicas muy lentas y buenas rematadas  con una media. Dirigió muy aseadamente la lidia de este toro; le hizo un quite para probarlo, pidió el cambió, y tras las banderillas de trámite se puso de nuevo a torear.  Se mostró de nuevo muy despierto, tranquilo,  ilusionado durante toda la faena. Dio cinco pases por la derecha y uno de pecho  con la pierna adelante con mucho gusto, como los buenos toreros, haciendo las cosas como Dios manda. Luego con la izquierda otra muy lenta rematando con un afarolado y un pase de pecho. Cambios de mano y trincherazos fueron los últimos destellos de una faena que ya estaba hecha. Cuadró al toro y le propinó una estoca fulminante que hizo rodar al morlaco a los pocos segundo por el albero del coso del Baratillo. Fue sacado a hombros por la Puerta Grande de la calle Iris, como es reglamentario si no se cortan tres orejas, que es cuando se abre la Puerta del Príncipe.
Morante de la Puebla anduvo desdibujado durante toda la tarde. Su primer toro tenía de salida muy buenas condiciones aunque apretaba para adentro.  Ocurrió la fatalidad de que diera una voltereta muy fea que debió dejar al bicho ligeramente lesionando pues le costó levantarse… o al menos le cambió el comportamiento. Es verdad que la cuadrilla del torero de la Puebla hizo a este toro una lidia desastrosa, descompuesta y con un gran desbarajuste, dando demasiados capotazos innecesarios tanto en el caballo como en banderillas, y claro todo eso luego lo acusó el toro en  la muleta. Comenzó Morante con unos ayudados por alto de bella factura. El toro tenía una embestida un tanto desconcertante, pues apretaba lo suyo para adentro. Morante le bajó las manos y el bicho cayó por los suelos. No hubo acople entre toro ni torero. Vamos es que  Morante no le gusto el toro desde que salió por toriles, y cuando él no lo ve no hay nada que hacer. Muy significativo que comenzara la faena con la espada de verdad montada en la muleta, con la que dio un pinchazo y con media estocada mando al bicho al otro mundo.
En su segundo toro hubo destellos morantistas de gran belleza. Seis verónicas de ensueño rematadas con una media prodigiosa, dándole el pecho al toro y girando la cadera con su sello tan personal. Tras una lidia rápida de trámite, comienza la faena por alto pegado a las tablas, lo saca de allí de un extraordinario trincherazo y una tanda larga de ocho muletazos de la firma, pero el torero no se encontraba a gusto. Entra a matar de media estocada y cuatro descabellos. Le dieron un aviso. Morante se va este año de la Feria de Sevilla con más pena que gloria, pues esta de ayer fue su última comparecencia.
Manuel Jesús “El Cid” tuvo en su primero a un toro muy cambiante  que no acababa de definirse. Es verdad que el toro era un pelín abanto y costó meterlo en el caballo, algo que apuntaba su carácter de manso. El Cid dio dos tandas con la derecha extraordinarias y probó al bicho por la izquierda. El toro no hacía mas que mirarlo a las piernas y medirlo hasta que hizo por él y logró desarmarlo. Dio aun tres tandas más por la derecha, que remata con unos extraordinarios pases de pecho. De nuevo el director de la banda del maestro Tejera toma protagonismo y da el bombazo, y el torero se lo reprocha. Este músico es que es idiota y en su casa aun no se lo han dicho. Eso no se puede hacer mientras un torero se juega la vida delante del un toro. El Cid cuadra al toro, hace muy bien la suerte y da una gran estocada a volapié que deja al toro en el suelo. Fue ovacionado por el público que le reconoció su labor. El torero saludó desde el tercio.
Su segundo toro  de nombre “Dudoso”, fue un burraco con mas pelo blanco que negro, un pelaje que influyó en el que el público tomara partido por el toro en contra del torero. Verdaderamente fue un toro interesante, pues  era pronto y se movía,  pero tenía muchos defectos y también muchas teclas que tocar y que El Cid supo pulsar. Fue un toro basto y pechugón con 590 kilos de peso. El Cid bregó muy bien con él, pues es un torero con poder y técnica, pero el público de Sevilla le exigió ayer mas de la cuenta y como digo, tomó partido por el toro sin merecérselo. Lo despacho de un pinchazo y una estocada casi entera. El público lo premió con un despreciativo e injusto silencio.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
EspaInfo: buscador de España